Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

AI critica la represión contra disidentes y advierte al Gobierno de que no se puede "silenciar los DDHH"

Amnistía Internacional (AI) ha criticado la "campaña de represión contra opositores y disidentes" en Cuba que ha precedido a la Cumbre de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), que arranca este martes, y ha advertido al Gobierno de Raúl Castro de que "ninguna medida puede silenciar los Derechos Humanos".
"La actitud de las autoridades cubanas es un ultrajante ataque contra las libertades de expresión y de reunión que no debería pasar inadvertida a los numerosos líderes que estos días se dan cita en La Habana," ha defendido Javier Zúñiga, asesor especial para programas regionales de Amnistía Internacional.
"Es un vano intento de silenciar a aquellos que denuncian la sistemática violación de los derechos de opinión, reunión y manifestación en Cuba", ha añadido. Según Zúñiga, "el Gobierno podrá impedir que los disidentes se aproximen a la conferencia, pero sus voces entrarán en ella. No hay medida que pueda silenciar los derechos humanos".
La ONG ha denunciado que decenas de disidentes han sido detenidos de forma arbitraria durante el pasado fin de semana en numerosas localidades de la isla, o han sido coaccionados para que no participaran en eventos privados paralelos a la cumbre de la CELAC. Debido a estos arrestos y a la ola de intimidación, diversos foros paralelos a la cumbre han sido cancelados, ha precisado en su comunicado.
Entre los detenidos figura José Daniel Ferrer García, presidente de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), uno de los principales movimientos opositores de la isla, que fue detenido el viernes en La Habana y liberado 48 horas después en Santiago de Cuba.
"Resulta indignante que quienes no están de acuerdo con el Gobierno cubano no puedan expresarlo de manera pública y colectiva", ha criticado Zúñiga.
"Los jefes de estado de los países miembros de la CELAC y los altos cargos de organizaciones regionales e internacionales como el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, no deberían ignorar el hecho de que, mientras que ellos siguen llegando a La Habana para participar en la cumbre, activistas cubanos se encuentran reprimidos por su Gobierno", ha defendido.
Según el asesor de AI, "los dirigentes de una organización que tiene entre sus principios el pleno respeto a la democracia y los Derechos Humanos deberían hablar en favor de la libertad de expresión y reunión de los ciudadanos cubanos".