Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El ALBA convoca una sesión extraordinaria de cancilleres para analizar la "aberrante" amenaza británica

La Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) ha convocado para "las próximas horas" una sesión extraordinaria de Ministros de Exteriores para analizar la "aberrante" amenaza de Reino Unido de asaltar la Embajada de Ecuador en Londres para detener al fundador de Wikileaks, Julian Assange.
A través de un comunicado, el ALBA ha expresado "su más rotundo rechazo" a la amenaza a "la integridad" de la misión diplomática, al tiempo que ha reiterado su "indefectible solidaridad" con el Gobierno ecuatoriano.
"El Gobierno británico ha sugerido que podría violentar la Convención de Viena sobre Privilegios e Inmunidades", ha denunciado, recordando que con ello "desconocería sus obligaciones internacionales".
Así, la organización regional ha advertido a las autoridades británicas de las "graves consecuencias" que la materialización de su amenaza tendría sobre las relaciones bilaterales con sus países miembro.
En la misma línea, el secretario general del ALBA, Rodolfo Sanz, ha señalado que el asalto de la Embajada de Ecuador en Londres "sería un acto lesivo del Derecho Internacional" y, por tanto, "una aberración en el mundo civilizado".
"Esto debe concitar el más rotundo rechazo de todos los gobiernos del mundo, pero en particular de este bloque contrahegemónico que es el ALBA", ha dicho el secretario regional, en una entrevista concedida a la cadena TeleSur.
La diplomacia latinoamericana se ha puesto en marcha este jueves, después de que el Gobierno ecuatoriano revelara que Reino Unido ha amenazado con asaltar su Embajada en Londres para detener a Assange y extraditarle a Suecia, donde se le investiga por varios delitos sexuales.
La situación se ha agravado horas después, cuando el Gobierno ecuatoriano ha concedido asilo diplomático al fundador de Wikileaks, que lleva desde el pasado 19 de junio en la Embajada a la espera de que las autoridades del país andino le den una respuesta.
Ello ha suscitado las críticas de Reino Unido, que ha negado el salvoconducto a Assange para permitir que viaje a Ecuador, insistiendo en que tiene la "obligación legal" de extraditar al fundador de Wikileaks a Suecia.
Assange solicitó asilo político argumentando que se encuentra en un "estado de indefensión" ante la posibilidad de que, una vez en Suecia, sea extraditado a Estados Unidos, sin que Australia, su país de origen, lo impida.
El fundador de Wikileaks asegura que es víctima de una "persecución política" por parte de Estados Unidos por revelar cientos de miles de documentos clasificados del Departamento de Estado sobre las guerras en Irak y Afganistán y sobre las relaciones diplomáticas con otros países.