Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Policía ya advirtió en agosto a la Armada que Aaron Alexis "escuchaba voces"

La Policía ya advirtió en agosto a la Armada que Aaron Alexis "escuchaba voces"Informativos Telecinco

La policía de Rhode Island ha advertido a la Armada estadounidense que Aaron Alexis, el supuesto autor del tiroteo en Washington, que el mes pasado  escuchaba voces, mientras que el Gobierno ha anunciado que revisará los estándares de seguridad de sus bases militares a nivel mundial.

En estos días se han  conocido más detalles sobre los antecedentes del hombre de 34 años, quien el lunes mató a tiros a 12 personas en el Washington Navy Yard antes de que la policía lo abatiera.
En Newport, un reporte de la policía de Rhode Island decía que Alexis se quejó el 7 de agosto de "escuchar voces" y de personas que enviaban "vibraciones a su cuerpo" para evitar que durmiera.
El reporte de la policía de Newport decía que se advirtió a la policía de la Armada tras el incidente, y agregó que la policía naval dijo que "seguiría el asunto y determinaría si se trata realmente de un contratista de la base naval".
CNN informó que Alexis había contactado recientemente con dos hospitales de veteranos y que se cree que buscaba ayuda por problemas psicológicos.
El Pentágono revisará la seguridad en todas sus bases militares estadounidenses en el mundo luego de que el soldado dado de baja con un historial de violencia y enfermedades mentales obtuviera acceso a las obras en Navy Yard y causara la muerte de 12 personas. La Casa Blanca también dijo el martes que revisará los estándares para contratistas del Gobierno federal.
Las revisiones de alto nivel se deben a cuestionamientos sobre cómo Alexis obtuvo un permiso de nivel "secreto" pese a tres infracciones a la ley y un registro de mala conducta en la Armada cuando era reservista.
Normativos de acceso 
Tras el último tiroteo en Estados Unidos y las críticas por la débil seguridad en edificios custodiados, el secretario de Defensa, Chuck Hagel, planea ordenar una revisión de estándares y acceso a todas las instalaciones del Departamento de Defensa en el mundo, dijo el martes un funcionario del Pentágono.
Al mismo tiempo, un reporte de la Oficina del Inspector General del Pentágono publicó una auditoría de un año a los sistemas de seguridad de la Armada que encontró que 52 criminales condenados recibieron acceso rutinario no autorizado a las instalaciones navales.
Con la ayuda de un pase válido, Alexis entró al cuartel del Comando de Sistemas Navales Marítimos con una escopeta --comprada legalmente en Virginia-- y accedió a una pistola tras empezar a disparar, dijo a periodistas Valerie Parlave, directora adjunta del FBI a cargo en Washington.
Alexis comenzó a elegir sus víctimas en una cafetería desde un atrio en un cuarto piso, dijeron testigos, y mató a personas entre los 46 y 73 años. Ocho más resultaron heridas antes de que el atacante muriera en un tiroteo con la policía.
Parlave dijo que Alexis actuó solo y que no tenía un rifle semi automático AR-15 como había informado anteriormente un oficial federal, quien pidió el anonimato.
Arrestado
Alexis fue arrestado el 4 de septiembre del 2010 en Fort Worth, Texas, por un cargo de delito menor por disparar un arma. El caso fue cerrado cuando los investigadores determinaron que estaba limpiando su arma y que ésta se disparó accidentalmente, dijeron fiscales del condado de Tarrant.
También fue arrestado en Seattle en el 2004 por disparar a las ruedas del automóvil de un obrero de una construcción, en un arranque de ira por lo que percibió como una "falta de respeto", según el Departamento de Policía de Seattle.
Personas que lo conocían dijeron estar conmovidas con el tiroteo y lo describieron como un amante de la cultura tailandesa que solía visitar un templo budista en Texas, aunque un conocido dijo a reporteros que tenía una aficción poco natural por los videojuegos violentos.