Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Abbas condena el atentado en Tel Aviv, mientras que Hamás habla de "buen augurio"

El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, ha condenado este jueves el atentado ejecutado el miércoles en la localidad israelí de Tel Aviv, mientras que el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) ha aplaudido a los atacantes.
Un total de cuatro personas murieron y seis más resultaron heridas en el ataque, presuntamente obra de dos terroristas, uno de los cuales murió mientras que el otro resultó herido y se encuentra hospitalizado en estado crítico.
Abbas, que ha expresado su rechazo a las "operaciones contra civiles, por parte de cualquier bando y al margen de sus justificaciones", ha dicho que "lograr una paz justa y crear una atmósfera positiva contribuirá a acabar con las razones de la tensión y la violencia".
En su comunicado, publicado por la agencia oficial palestina de noticias WAFA, el mandatario ha subrayado que para lograr una paz sostenible es necesario que todas las partes "pongan fin a cualquier acto que incremente la tensión y provoque violencia".
Así, el Movimiento Al Fatá ha recalcado que el ataque es "una respuesta individual y natural", al tiempo que ha pedido a las autoridades israelíes "que sean conscientes de la consecuencia de su violencia, políticas de demolición de viviendas, desplazamiento forzoso de palestinos y asesinato a sangre fría de palestinos en puestos de control".
Por su parte, Hamás ha dicho que el ataque es el primer "buen augurio" y la primera "sorpresa" para el "enemigo" durante el mes de Ramadán, que empezó el lunes, tal y como ha recogido la agencia palestina de noticias Maan.
El portavoz de la formación, Hussam Badran, ha aplaudido a los atacantes, subrayando que el hecho de que llegaran a Tel Aviv desde Cisjordania es una prueba del "fracaso de los esfuerzos de Israel por acabar con la resistencia palestina".
Por último, el Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP) ha dicho que el ataque supone "un cambio de paradigma" en la 'intifada', que ha descrito como una "repuesta natural" a la muerte de palestinos a manos de las fuerzas israelíes.
Asimismo, ha destacado que el hecho de que el tiroteo tuviera lugar cerca del Ministerio de Defensa supone "un firme mensaje" contra el nuevo titular de la cartera, Avigdor Lieberman, según ha informado la agencia palestina de noticias Maan.
El ataque se enmarca en una ola de violencia entre israelíes y palestinos que se desató a principios de octubre. Desde entonces, casi una treintena de israelíes y más de 200 palestinos han muerto --mayoritariamente tras ataques o intentos de ataque contra objetivos de Israel en Cisjordania--.