Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Abe anunciará su decisión sobre la subida de los impuestos sobre el consumo el próximo octubre

El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, ha anunciado este miércoles que el próximo mes de octubre dará a conocer su decisión sobre la subida de los impuestos sobre el consumo, propuesta que aceleró la caída del anterior Gobierno.
A su salida de la reunión que ha mantenido hoy con el ministro de Revitalización Económica, Akira Amari, ha explicado que anunciará su decisión definitiva tras conocer el informe trimestral del Banco de Japón sobre la confianza empresarial, previsto para el 1 de octubre.
Amari, por su parte, ha informado a Abe de que más del 70 por ciento de los 60 expertos que a lo largo de la semana pasada han estado analizando los pro y los contra de esta medida han apoyado la subida fiscal, según la televisión pública NHK.
La propuesta de subir hasta el ocho por ciento los impuestos sobre el consumo surgió del Gobierno de Yoshihiko Noda (2011-2012), como una forma de financiar la reconstrucción del país tras el terremoto y el tsunami del 11 de marzo de 2011 y tras el accidente nuclear en Fukushima-1.
Tanto oficialismo como oposición criticaron la subida fiscal, argumentando que no estaba en el programa con el que el Partido Democrático de Japón (PDJ) se presentó a las elecciones de agosto de 2009, en las que conquistó el poder tras 55 años.
Así, una decena de legisladores del PDJ abandonaron la formación gobernante, entre ellos su ex secretario general Ichiro Ozawa, que incluso llegó a crear un partido político con el que aún hoy hace oposición.
A la oposición interna se sumó la habitual, ya que seis partidos políticos presentaron una moción de censura contra el Gobierno por la subida fiscal, aunque finalmente no consiguieron derrocar de esta forma al Ejecutivo de Noda.
Las escasas probabilidades de que la subida fiscal fuera aprobada en las dos cámaras legislativas llevaron al Gobierno a pactar con la oposición la anticipación de las elecciones generales a cambio de su apoyo en el Parlamento a esta medida.
Las elecciones generales japonesas se celebraron en diciembre de 2012 y dieron la victoria al Partido Liberal Democrático (PLD) de Abe, devolviéndolo así al poder tras un breve lapso de tres años de gobierno del PLJ.