Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Abren una investigación disciplinaria contra el ministro de Defensa por la visita de las FARC a La Guajira

El procurador general, Alejandro Ordóñez, ha anunciado este lunes la apertura de una investigación disciplinaria contra el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, y altos cargos militares por la visita de dirigentes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) a La Guajira para hacer campaña por la paz.
Las pesquisas se dirigen contra Villegas, así como contra el jefe de las Fuerzas Militares, el general Juan Pablo Rodríguez, y el comandante del Ejército, el general Alberto José Mejía, y otros cuatro altos cargos castrenses.
Ordóñez ha explicado que el objetivo es, en primer lugar, "establecer si las Fuerzas Militares se retiraron o no hicieron presencia física durante el tiempo que estuvo la guerrilla en el corregimiento Conejo, lo cual podría constituir una violación a la Ley 418", que prohíbe "la creación de zonas de despeje".
"La segunda consiste en determinar si las Fuerzas Militares dejaron desprotegida a la población civil del corregimiento Conejo en manos de las FARC", ha dicho el procurador general a través de un comunicado.
"Esta investigación deberá determinar si con dicha desprotección se permitió el uso por parte del grupo guerrillero de un establecimiento educativo, configurándose una presunta infracción del Derecho Humanitario y una violación a la Constitución, que impone a las autoridades proteger a todas las personas en Colombia", ha subrayado.
Tres miembros del equipo negociador de las FARC, incluido su jefe, 'Iván Márquez', llegaron por sorpresa el pasado 18 de febrero a Conejo para hacer pedagogía de las conversaciones de paz, en un acto que el Gobierno consideró "proselitismo político".
Ejecutivo y guerrilla alcanzaron la semana pasada un acuerdo para superar esta última crisis del diálogo y acelerar las conversaciones en La Habana para cerrar los últimos dos pactos y firmar la paz el próximo 23 de marzo.