Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acción contra el Hambre denuncia una brecha del 44 por ciento entre las necesidades y la ayuda comprometida

La llegada de refugiados a Europa es sólo "la punta del iceberg", advierte la ONG
Acción contra el Hambre (ACH) ha pedido a los más de 70 gobiernos que acudirán a la cumbre de donantes sobre Siria que cubran la brecha entre las necesidades de la población y la ayuda comprometida, toda vez que actualmente hay una diferencia del 44 por ciento entre ambos conceptos, 14 puntos más que hace tres años.
La cumbre convocada para el jueves en Londres debería servir, en opinión de ACH, para dar prioridad a las necesidades básicas en materia de agua, alimentación y refugio de los 13,5 millones de sirios que requieren de algún tipo de asistencia.
El director de Incidencia y Relaciones Institucionales de la organización, Manuel Sánchez Montero, ha reclamado que, a la vez que las potencias internacionales negocian una salida al conflicto iniciado hace casi cinco año, se sienten también para "afrontar las necesidades básicas de la población en Siria y la región".
En este sentido, ha considerado "urgente" atender estas carencias y "que las cifras que se reflejen en la foto de los líderes con las chequeras abiertas en Londres lleguen a tiempo al terreno", lo que pasaría por intervenciones humanitarias "profesionales" y basadas "estrictamente" en los principios de humanidad, neutralidad e independencia.
ACH, una de las pocas organizaciones internacionales que continúa trabajando dentro de Siria, calcula que más de 3 millones de personas --especialmente niños-- no tienen cubiertas sus necesidades nutricionales y 8,7 millones viven en "inseguridad alimentaria". El responsable para Oriente Próximo, Jean-Raphaël Poitou, teme "escenarios aún peores".
LA PUNTA DEL ICEBERG
La llegada masiva de solicitantes de asilo a Europa es sólo "la punta del iceberg" del drama sirio, que ya ha dejado más de 6,5 millones de desplazados internos y 4,6 millones de refugiados. El 95 por ciento de estos refugiados se encuentran en los países vecinos a Siria.
"En Líbano, nuestros equipos sobre el terreno dan cuenta del desgaste tras cinco años lejos de casa", ha relatado Poitou, que ha descrito un contexto donde los sirios ya apenas tienen capacidad de endeudamiento ni posibilidad de conseguir trabajo o incluso permisos de residencia. "Están exhaustos y desesperados, de modo que muchos están optando incluso por volver a Siria, arriesgando sus vidas en medio del conflicto", ha lamentado.
Sánchez-Montero ha afirmado que los cinco años de guerra "se han extendido en la región como una mancha de aceite que afecta ya a toda la población, con una presión creciente sobre los medios de vida y los recursos naturales de los países de acogida". A día de hoy, una de cada tres personas residente en Líbano es refugiado.