Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Aceptaría la ONU a un hijo de Bin Laden como “promotor de la paz”?

Omar, un hijo díscolo del autor intelectual del 11-Stelecinco.es
Al autor intelectual de los atentados de las torres gemelas, Osama bin Laden, le ha salido un hijo, como mínimo, contestatario. Aunque no tiene claro si lo delataría, en caso de conocer su paradero, Omar bin Laden rechaza la vía del islamismo violento de su padre y está decidido a dar el paso para la alta política: por lo pronto, se propone como “promotor de la paz” para la Organización de las Naciones Unidas.
No es la primera vez que se declara pacifista y propone un islamismo completamente opuesto al de su padre. Omar bin Laden, uno de los hijos del líder de Al Qaeda, ha asegurado a la revista británica ‘New Statesman’ que le gustaría trabajar en la ONU para "promover la paz". 
Apunta alto
"No creo que fuera un buen político", afirma este Bin Laden, totalmente reacio a la línea de cruzada sangrienta de su progenitor. Para su proyecto pacífico, Bin Laden apunta alto: "Creo que Naciones Unidas sería ideal para mí".
El paradero de su padre
Nadie sabe dónde se encuentra el terrorista más buscado del mundo. Omar bin Laden se muestra aparentemente sincero al respecto: en el caso de que conociera su paradero, sería Alá quien tendría la última palabra: “Entonces pediría consejo a Dios (…) Él me ayudaría”. Una postura que, como mínimo, levantaría ampollas en la organización mundial de la que aspira a formar parte.
Mejor para todos…
La infancia de los Bin Laden, afirma Omar, no fue precisamente placentera: su padre, Osama, se encontraba demasiado comprometido con los muyahidines en Afganistán como para prestar la suficiente atención a sus hijos. Un avispero mortal en el que se encontraba por entonces enfangada la URSS y que ahora mantiene en conflicto a la mayoría de las potencias occidentales. Este Bin Laden parece haber aprendido la lección: el Islam y la paz se reconcilian a través de sus opiniones. Cuanto menos orgulloso esté su padre de él, mejor para todos. A.V.