Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Activistas piden a países de la UE que juzguen crímenes de lesa humanidad de sirios con doble nacionalidad

Varios activistas sirios de Derechos Humanos han reclamado este miércoles a la Unión Europea y sus Estados miembros "más esfuerzos" para llevar ante el Tribunal Penal Internacional a los responsables de crímenes de lesa humanidad del régimen de Bashar al Assad y de la oposición y han reclamado a estos países que ejerzan la jurisdicción universal para juzgar en sus territorios los delitos cometidos por sirios de doble nacionalidad.
El director de Dawlati, un grupo de sociedad civil sirio que promueve la resistencia no violenta y los principios de los Derechos Humanos entre los jóvenes, Mustafa Haid, ha lamentado que "la ausencia de rendición de cuentas" permite a Al Assad y a las demás partes "seguir cometiendo crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad".
"Pensamos y queremos que el caso de Siria debe trasladarse ante el TPI como crimen de lesa humanidad. Sabemos que esta medida no es fácil. Es compleja pero esto no debe impedir los esfuerzos necesarios para intentarlo", ha defendido el activista sirio durante un debate con los eurodiputados en la Subcomisión de Derechos Humanos de la Eurocámara.
"Hay que adoptar medidas alternativas, por ejemplo la competencia universal jurídica. Algunos estados en la Unión disponen de esta competencia. Hay que llevar a los tribunales a los responsables sirios con una nacionalidad de uno de los Estados miembro. Aquí la competencia jurídica nacional es la que puede intervenir para juzgar estas personas con una nacionalidad europea", ha insistido Haid, que ha reclamado "todos los esfuerzos necesarios para llegar a la rendición de cuentas" de estos crímenes.
"Hay que desarrollar una base de datos con la necesaria y precisa documentación de los abusos y vejaciones de seres humanos", ha explicado, al tiempo que ha reclamado "misiones europeas para investigar los casos de abusos de Derechos Humanos", que la UE condicione su apoyo a la oposición al respeto a estos derechos y "esfuerzos para liberar a los activistas encarcelados".
Haid ha advertido de que el conflicto en Siria "está en un momento peligrosísimo tras el uso de las armas químicas en torno a Damasco" el pasado 21 de agosto y, aunque ha considerado "un paso positivo" la propuesta rusa para destruir el arsenal químico del régimen. ha considerado que ésta no es "suficiente". "Al Assad ha utilizado estas armas porque estaba firmemente convencido de que no deberá rendir cuentas", ha justificado, insistiendo en que "nunca" ha rendido por los miles de sirios muertos en el conflicto por armas convencionales.
"La comunidad internacional, ustedes, deben tomar las medidas necesarias para proteger a los civiles", les ha reclamado el activista sirio, que ha lamentado los "errores" que han cometido tanto las organizaciones civiles en Siria como la comunidad internacional de "dejar espacio a los extremistas".
Por su parte, la activista Farah Hwijeh, coordinadora del Foro Sirio para la Paz, que promueve la participación de las mujeres en el proceso de paz por vías políticas, ha lamentado que la prohibición del trabajo de los grupos civiles en Siria "ha dado más cancha a los extremistas, que ahora están dando la ayuda que hubieran podido dar otras asociaciones" y ha pedido ayuda, especialmente para proteger a las mujeres y menores, los más vulnerables y afectados por el conflicto.
Hwijeh ha denunciado el "acoso" de las mujeres sirias en los centros de distribución de ayuda humanitaria y en los campamentos de refugiados, así como "el auge de la violencia doméstica" y "más matrimonios forzados y precoces". "Ha aumentado la violencia contras las mujeres de manera muy específica", ha advertido. "Se utiliza la violencia como arma de guerra", ha denunciado, pidiendo justicia para los responsables de estos actos violentos contra las mujeres y apoyo para promover su autonomía y participación en la reconciliación y la paz.
"La sociedad civil y las organizaciones civiles son el sustento de la paz y la estabilidad en nuestra región. De esta manera, se podrá luchar contra los grupos extremistas, que se están haciendo más fuertes", ha advertido.
El representante del Servicio Europeo de Acción Exterior, Maciej Golubiewski, ha dejado claro que la cuestión de ejercer la jurisdicción internacional "es una cuestión para el Estado miembro" y que a nivel de la UE pueden vetar la entrada a territorio europeo de sirios que perpetren tales crímenes de guerra. "Sé que los Estados miembros están preocupados con esto", ha explicado.
Golubiewski ha defendido que la UE ha comprometido "mucho dinero" para proyectos de desarrollo dentro de los campamentos para afrontar "actos horribles" como el matrimonio forzado y violaciones y ha gastado entre cinco y seis millones para promover "la rendición de cuentas" en Siria frente a abusos a los Derechos Humanos y otros tres millones para apoyar a activistas sobre el terreno. También apoyará a la Comisión de Investigación Independiente con hasta otro millón de euros.
Por su parte, el representante de la Comisión Europea, Patrice Lenormand, ha avanzado que preparan "otro paquete" de apoyo a los activistas y ha admitido "los problemas" que han creado algunas sanciones de la UE contra Siria que, por ejemplo, impiden a activistas abrir cuentas o recibir un visado en Europa.