Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Acto Legislativo por la Paz de Colombia ya está incluido en la Constitución nacional

El Acto Legislativo por la Paz de Colombia, que incluye un punto en el que se eleva el estatus del acuerdo que finalmente se sellará entre el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para darle mayor seguridad y estabilidad, ya ha pasado a formar parte de la Constitución nacional, si bien no entrará en vigor hasta que sea refrendado.
El presidente del Senado, Luis Fernando Velasco, ha explicado la importancia de este Acto, "que hoy hace parte ya de nuestra Constitución" ya que permitirá "aprobar los proyectos de reforma constitucional de manera más ágil para poner en marcha de verdad lo que son los acuerdos de paz", tal y como recoge Radio Caracol.
Promulgado por el presidente, Juan Manuel Santos, y aprobado el pasado 1 de junio en el Congreso, este Acto se acordó entre las delegaciones de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y del Gobierno en La Habana con el objetivo de "para brindar seguridad y estabilidad jurídica al Acuerdo Final" y "asegurar su cumplimiento, tanto conforme al derecho interno colombiano como conforme al Derecho Internacional".
Por su parte, el presidente de la Cámara de Representantes, Alfredo Deluque, ha recordado que no entrará en vigor hasta que los colombianos decidan si se aprueban o no los acuerdos de paz.
"Le da garantías a la opinión pública e incluso a los opositores, porque no entra en vigencia el Acto Legislativo hasta que los colombianos decidan estar de acuerdo con el proceso de paz en las urnas a través de un plebiscito", ha añadido.
La semana pasada, las dos partes anunciaron que la guerrilla completará el proceso de abandono de las armas en un plazo de 180 días después de la firma del acuerdo final de paz, dentro de una 'hoja de ruta' que incluye un alto el fuego "bilateral" y "definitivo".