Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acusan al Gobierno británico de tratar de socavar los límites de contaminación de la UE

El Gobierno británico ha sido acusado de tratar de socavar los nuevos objetivos de límite de contaminación del aire de la Unión Europea en favor de las grandes empresas, según han filtrado documentos este viernes y que revelan que a los eurodiputados conservadores se les instó a apoyar una cláusula para no respetar el acuerdo.
La legislación destinada a forzar a los estados a limitar estrictamente las emisiones de dióxido de azufre, óxidos de nitrógeno y amoníaco en 2030 está siendo objeto de estudio en Bruselas, según ha publicado el diario británico 'The Guardian'.
El Ejecutivo británico ha reconocido que la polución reduce seis meses la esperanza de vida en Reino Unido, lo equivalente a 50.000 muertos al año.
Sin embargo, ha salido a la luz que el ministro de Medio Ambiente, Rory Stewart, explicó a los europarlamentarios 'tories' que el Gobierno no creía que los límites de emisiones fueran "proporcionales ni un producto basado en las evidencias y no afectan de manera desproporcionada a un solo sector".
En una nota filtrada, Stewart insistió en que ellos apoyaban una enmienda que diera a Reino Unido "flexibilidad" y que permitiera "ajustar su inventario" ya que el país parecía que iba a violar los objetivos ya que determinados sectores estaban emitiendo más de lo esperado.
La eurodiputada liberal demócrata, Catherine Bearder, ha asegurado que esta postura fundamentalmente debilita la legislación europea y permite al Gobierno británico ignorar el daño de los sectores muy contaminantes, como el sector de la automoción.
"Parece que no se ha aprendido la lección sobre el escándalo de las emisiones de los automóviles. Esta vergonzosa clausula de flexibilidad podría permitir a las autoridades hacer la vista gorda mientras los fabricantes superan los límites de contaminación", ha asegurado Bearder.