Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Adiós a los vestigios de Hitler en Polonia

El Ayuntamiento de Jaslo (sureste de Polonia) ha decidido talar el roble de más de diez metros que Adolf Hitler regaló a la ciudad en 1942 , según han explicado desde la oficina de prensa del consistorio, una decisión que ha dividido a esta localidad entre partidarios y detractores de este árbol. Los planes municipales pasan por acabar con el roble para construir una rotonda, descongestionar el tráfico y, de paso, eliminar un molesto recuerdo de la ocupación nazi y la II Guerra Mundial, un conflicto que arrasó Jaslo prácticamente en su totalidad. Sin embargo, algunos ciudadanos ya han mostrado su oposición a este plan, especialmente desde que Kazimierz Polak, uno de los vecinos que fue testigo de cómo los soldados nazis plantaban en 1942 el entonces escuálido arbolito, se ha erigido en defensa del roble.