Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Afganistán denuncia el disparo de 60 cohetes por parte de Pakistán contra Kunar

Las autoridades afganas han denunciado este miércoles que el Ejército paquistaní ha disparado un total de 60 cohetes desde el martes contra la provincia afgana de Kunar (este), según ha informado la agencia afgana de noticias Jaama Press.
"Los cohetes han sido disparados desde el otro lado de la Línea Durand y han impactado en las localidades de Shigal y Kamdish", ha detallado el jefe de la Policía provincial, Abdul Habib Sayid Jel. Los ataques no han provocado víctimas.
El Ministerio de Exteriores de Afganistán convocó la semana pasada al embajador de Pakistán en el país para que explicara los últimos ataques militares contra el este del país. La semana pasada, el Ejército paquistaní disparó más de 250 cohetes contra varias localidades de Kunar.
El Gobierno de Pakistán ha afirmado que muchos talibán paquistaníes, incluido su líder, el mulá Fazlulá, se encuentran escondidos en las provincias de Kunar y Nursitán y que aprovechan el territorio afgano para lanzar ataques a través de la Línea Durand.
La Línea Durand se extiende 2.640 kilómetros y marca la frontera entre ambos países. Fue establecida en 1893 tras un acuerdo entre el entonces secretario de Exteriores británico en India, Mortimer Durand, y el emir afgano Abdur Rahman Jan para delimitar las esferas de influencia.
Tras la independencia de Pakistán, Islamabad pasó a reconocerla como su frontera con Afganistán, si bien Kabul no dio tal paso. Esta línea divide a las comunidades pashtunes y baluches que viven a ambos lados de la frontera, lo que ha provocado disputas en ambos países.
En los últimos meses, Afganistán ha denunciado varios intentos de Pakistán por construir puestos de control militares en áreas de la frontera que considera que pertenecen a su territorio.