Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ahmadineyad, abucheado al iniciar su discurso en la Conferencia sobre el Racismo

El presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, conversa con su homólogo suizo, Hans-Rudolf Merz a su llegada a Ginebra. Foto: EFEtelecinco.es
Si no hay nuevos anuncios, 184 delegaciones participarán en la Conferencia, que han decidido boicotear Israel, Canadá, Estados Unidos, Italia, Australia, Alemania, Holanda y Nueva Zelanda por considerar que es una cita de abierto carácter antisemita y porque contiene referencias que rechazan o eluden temas que estiman son esenciales.
El Gobierno alemán, por ejemplo, ha explicado su ausencia por el temor de que la cumbre sea instrumentalizada como "plataforma para otros intereses" como ocurrió con su antecesora celebrada en 2001.
En referencia a estas ausencias, el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, ha "lamentado profundamente que muchos países hayan decidido mantenerse fuera del proceso".  Por ello ha asegurado que está "profundamente decepcionado".
Ahmadineyad, abucheado al iniciar su discurso
El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, ha sido interrumpido con abucheos y gritos de "asesino" por un grupo de personas al comenzar su intervención ante la Conferencia sobre Racismo.
Nada más iniciar su discurso con las tradicionales palabras "en nombre del Dios misericordioso", varias personas trataron de acallarle, hasta que los aplausos de otros participantes silenciaron a quienes protestaban. 
Ahmadineyad, que es el único jefe de Estado que asiste a esta Conferencia marcada desde antes de su inicio por la polémica y el boicot de EEUU, Israel y otros siete países, ha empleado gran parte de su intervención en condenar la "política represiva" y la "brutalidad" de Israel contra los palestinos.
Consenso tras arduas negociaciones
El texto borrador que debe convertirse en documento oficial fue adoptado por consenso el pasado viernes tras arduas y difíciles negociaciones.
La referencia a la "difamación de religiones", la polémica surgida en el 2006 a raíz de la publicación de las caricaturas de Mahoma en un diario danés, que los occidentales veían como una amenaza para la libertad de expresión fue eliminada. Además, el texto no hace ninguna alusión al conflicto en Oriente Medio, ni cita a Israel ni el sionismo, ni tan siquiera hace referencia a la situación de los territorios ocupados de Palestina.
"La delegación palestina fue muy generosa al aceptar retirar el párrafo en aras del consenso", aseguró Pillay. La Alta Comisionada ha manifestado en reiteradas ocasiones su sorpresa ante la acusación de que la Conferencia es antisemita "porque el texto no contiene ninguna referencia al tema".
El Holocausto y la necesidad de no olvidarlo
Asimismo, el documento sí incluye un párrafo en el que explícitamente se cita el Holocausto y la necesidad de no olvidarlo. Irán batalló hasta el último momento para intentar eliminarlo, dado que considera que no tiene que tener una jerarquía especial y, por tanto, sugería suprimirlo o en su caso incluirlo en una lista con otros genocidios.
La ONG Human Rights Watch, al tiempo que "lamenta profundamente el boicoteo de los seis países", ha hecho un llamamiento público para evitar que los comentarios del presidente iraní "roben la escena y sean la excusa para no centrar la Conferencia en lo realmente importante, el racismo", según su directora en Ginebra, Julie de Rivero.
La conferencia de Durban II se prolongará toda la semana y tiene por objetivo poner al día lo acordado hace ocho años cuando EE.UU. e Israel abandonaron la reunión sin firmar la declaración. BQM