Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alemania confirma que 18 de los implicadas en las agresiones en Colonia son inmigrantes

Se confirma que entre los atacantes que abusaron de más de 120 mujeres durante las celebraciones de Año Nuevo en Colonia había refugiados procedentes de Siria. Esto va a aumentar la tensión en Alemania y, sin duda, va a complicar las cosas a Angela Merkel, muy criticada ya por su política de inmigración.  La plaza de la catedral de Colonia es el típico rincón de Europa apacible, un poco aburrido incluso, sin tráfico, con sus bicicletas y sus cafés. Y sin embargo lo ocurrido allí la pasada Nochevieja, los abusos y robos a decenas de mujeres por unos mil hombres organizados, no deja dormir a los alemanes. Y amenaza con un terremoto político todavía difícil de calibrar. El gobierno de Merkel empieza a verse casi tan desbordado como la policía alemana aquel día. El propio ministro del Interior ha criticado la pasividad de los agentes y que dejaran regresar a los delincuentes una vez evacuada la plaza. Según informes internos de la policía y sus sindicatos, entre los identificados la noche del 31 había refugiados iraquíes, afganos y sirios. El gobierno, que se esfuerza en no criminalizar al conjunto, reconoce que está investigando a 18 solicitantes de asilo. Quien se frota las manos es Pegida, la organización antimusulmana que organiza manifestaciones periódicas contra lo que llama "islamización del país". La próxima será mañana mismo en Colonia.