Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Amal Clooney representará a mujeres yazidíes y esclavas sexuales de Estado Islámico en Irak en La Haya

La activista y abogada Amal Clooney ha confirmado que representará al colectivo de mujeres yazidíes que han sido víctimas de la esclavitud sexual bajo las órdenes del autodenominado Estado Islámico ante el Tribunal Penal Internacional (TPI) en La Haya.
Entre las víctimas a las que representará se encuentra Nadia Murad, superviviente del grupo terrorista y nominada al premio Nobel de la Paz. Clooney ha confirmado a 'Women in the World', un organismo asociado al diario 'The New York Times', que será ella la que defienda a las víctimas de lo que ha definido como un "genocidio yazidí".
"El Parlamento europeo, la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, el Gobierno estadounidense y la Cámara de los Comunes británicas han reconocido que se trata de un genocidio perpetrado por Estado Islámico contra las yazidíes en Irak", ha indicado Clooney, en un comunicado a este proyecto.
"¿Cómo es posible que se estén llevando a cabo los más graves crímenes conocidos por la humanidad ante nuestros ojos y no estén siendo perseguidos por el Tribunal Penal Internacional de La Haya?", ha criticado.
Especializada en Derecho Internacional y Derechos Humanos, Clooney actuará como abogada para exigir rendición de cuentas por el genocidio, la esclavitud sexual y el tráfico de niñas y mujeres yazidíes de Estado Islámico en Irak.
Durante la cumbre de 'Women in the World' del pasado mes de octubre, que se celebró en Londres, varias mujeres denunciaron que al menos 5.800 mujeres habían sido secuestradas, muchas de ellas violadas, por Estado Islámico, de las que tan sólo 2.100 fueron liberados.
"Después de 14 meses, la situación es la misma, no ha cambiado nada", lamentó entonces la única yazidí del Parlamento iraquí, Vian Dajil Said. "Nadie nos apoya", añadió esta mujer que sobrevivió a un accidente de helicóptero mientras repartía ayuda a los yazidíes en el Monte Sinjar.
Recientemente, Estado Islámico ejecutó a 19 mujeres yazidíes a las que prendieron fuego en el centro de Mosul (Irak) en represalia por negarse a mantener relaciones sexuales con los yihadistas.
3.500 MUJERES CAUTIVAS
Nadia Murad Basee Taha, de 21 años de edad, fue raptada en un pequeño pueblo iraquí por Estado Islámico en agosto de 2014 y llevada al bastión de la organización en la región, Mosul, donde cientos de mujeres y niños yazidíes son intercambiados entre los milicianos como regalos. Taha fue torturada y violada antes de que consiguiera escapar, tres meses después. Ahora vive en Alemania.
Murad ha asegurado a 'Women in the World' que cuando conoció la noticia de las 19 mujeres quemadas vivas se sintió "devastada", pero no sorprendida. "Esos tiranos no nos han enseñado nada más que el horror", ha afirmado Murad.
"El destino de más de 3.500 mujeres y niñas yazidíes que aún están en cautiverio ya se sabe, y probablemente acabarán de la misma manera si el mundo no empieza a hacer algo ahora", ha insistido. "Por eso le pido al mundo que haga algo, y que lo haga rápido", ha añadido.
"Cuanto más tiempo esté Estado Islámico en el poder, más profundas serán nuestras heridas", ha lamentado. Murad, que lleva tiempo viajando por el mundo para pedir a los líderes políticos que respalden su causa, asegura que Clooney cuenta con toda su confianza.
"Amal y George --el actor, esposo de la abogada-- me recibieron en su casa y me abrieron sus corazones", ha relatado. "Escucharon apasionadamente mi historia y Amal me ha regalado el representarme en mi caso. Me ha dado nueva esperanza siendo mi voz", ha agradecido.
"No me habla como si fuera un personaje mundialmente conocido con quien todos quieren sacarse una foto", ha explicado de Amal Clooney, a la que ha definido como una mujer "apasionada" e "increíble". "Me habla como una hermana y como una guardiana. Tiene el inmenso poder de hacerme sentir orgullosa de ser mujer", ha apuntado.
La mujer que logró escapar de Estado Islámico ha insistido en la importancia de "establecer justicia" y ha subrayado que su objetivo final, de ambas, es "que los que han cometido este genocidio rindan cuentas" y que "todas la víctimas obtengan justicia".