Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Amán y Riad firman un acuerdo de cooperación en proyectos de energía nuclear pacífica

Los gobiernos de Jordania y Arabia Saudí han firmado este miércoles un acuerdo de cooperación en proyectos de energía nuclear con fines pacíficos, según el cual ambos países incrementarán los intercambios en materia de investigación, tecnología, diseño y exploración de materiales brutos.
El presidente de la Ciudad Rey Abdalá par Energía Atómica y Renovable de Jordania, Hashem Yamani, ha destacado que la firma del acuerdo supone un mayor apoyo para el programa nuclear del país, según ha informado la agencia estatal jordana de noticias, Petra.
El Gobierno de Jordania anunció a finales de octubre su decisión de elegir a la empresa estatal rusa Rosatom para que construya sus dos primeros reactores nucleares en el país, en un intento de producir energía nuclear de cara a la próxima década.
Como parte de la decisión, ratificada por la oficina del primer ministro, el Ejecutivo jordano y la compañía rusa han iniciado negociaciones sobre los precios de la electricidad de cara a la consecución de un acuerdo para iniciar las obras en 2015.
Las autoridades jordanas se decidieron finalmente por el reactor AES92 VVER1000 de Rosatom por delante del reactor experiemtal ATMEA1 de la francesa Areva y de la tecnología CANDU de la canadiense AECL.
Los reactores serán construidos en un lugar cercano a la localidad de Qusair Amra, situada a unos 60 kilómetros al noreste de Amán. La localización ha sido elegida por estar a 30 kilómetros de distancia de la zona residencial más cercana y próximo a una planta de tratamiento de aguas residuales.
De esta forma, Jordania se convirtió en el tercer país árabe en buscar hacerse con el control de energía nuclear para fines pacíficos, por detrás de Emiratos Árabes Unidos (EAU), que construirá cuatro reactores de cara a 2020, y Egipto, que quiere construir un reactor antes de que termine la década.