Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aminatu Haidar regresa a España para someterse a un chequeo médico

La activista saharaui Aminatu Haidar ha vuelto a España, un mes y dos días después de su regreso a El Aaiún para someterse a un chequeo médico y renovar su permiso de residencia en el país, que le caduca este mes. Haidar pasará unos días en Gran Canaria y después partirá hacia Madrid. Según han confirmado fuentes saharauis, Haidar presenta un buen aspecto físico y no sufre ninguna dolencia especial. Pese a ello, Amnistía Internacional denuncia que la activista está "mal de salud" y "bajo vigilancia constante" en el Aaiún.
Haidar, que fue recibida en el aeropuerto de Gran Canaria por su abogada, Inés Miranda, y el presidente de la Federación Estatal de Instituciones Solidarias con el Sáhara de España, Carmelo Ramírez, presentaba un buen aspecto físico.
Fuentes cercanas a la activista señalaron que cuando le fue entregada la ficha de embarque para su salida hacia Canarias, Aminatu la rellenó "como siempre" aportando su dirección en El Aiún y residencia en el Sahara Occidental.
Ante las constantes llamadas telefónicas que hacían los agentes la activista les preguntó que si había algún problema, a lo que le contestaron que podía pasar, aunque Aminatu se quejó de que otros activistas no pueden salir.
Aminatu señaló que espera que Marruecos modifique su estrategia de represión en el Sáhara Occidental ocupado a la espera del referéndum de autodeterminación.
Fuentes de la Delegación del Gobierno en Canarias, indicaron que Haidar ha pasado con normalidad los controles de aduana en el aeropuerto canario y recordaron que tiene residencia legal en Las Palmas, por lo que su estancia en el archipiélago es "absolutamente normal".
Aminatu padece bastantes dolores de estómago ocasionados por su largo periodo de huelga de hambre que han complicado la úlcera sangrante que padece, y está aquejada además de dolores en la espalda tras su permanencia en prisión a lo largo de 4 años.
La activista se encontraba desde el pasado 18 de diciembre en El Aaiún, adonde llegó procedente de Lanzarote, tras permanecer 32 días en huelga de hambre para que Marruecos le permitiera volver a su casa. IM / EPF