Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Amnistía y HRW instan a suspender a Arabia Saudí del Consejo de DDHH de la ONU

Amnistía Internacional (AI) y Human Rights Watch (HRW) han reclamado este miércoles a la Asamblea General de la ONU que suspenda la pertenencia de Arabia Saudí del Consejo de Derechos Humanos como consecuencia de las "violaciones graves y sistemáticas" de los derechos fundamentales que ha cometido tanto dentro del país como en otros.
En una declaración conjunta, las dos ONG han reclamado que se despoje a Arabia Saudí de sus derechos a formar parte del Consejo de Derechos Humanos hasta que ponga fin a los ataques ilegítimos de la coalición militar que encabeza en Yemen y éstos sean investigados de forma creíble e imparcial.
"Está en juego la credibilidad del Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Desde que se incorporó al Consejo, el terrible historial en materia de Derechos Humanos de Arabia Saudí dentro del país ha seguido empeorando, y la coalición que encabeza ha matado y herido ilegítimamente a miles de civiles en el conflicto de Yemen", ha denunciado el director de la oficina de AI ante la ONU, Richard Bennet.
"Permitir que siga siendo miembro activo del Consejo, donde ha usado su posición para protegerse de la rendición de cuentas por posibles crímenes de guerra, huele a profunda hipocresía y desacreditaría al máximo órgano de Derechos Humanos del mundo", ha añadido.
"Los sólidos indicios de la comisión de crímenes de guerra por parte de la coalición encabezada por Arabia Saudí en Yemen deberían haber sido investigados por el Consejo de Derechos Humanos. En cambio, Arabia Saudí usó cínicamente su pertenencia al Consejo para hacer descarrilar una resolución para abrir una investigación internacional", ha lamentado Bennet.
El responsable de Amnistía ha defendido que "como miembro del Consejo de Derechos Humanos, Arabia Saudí debe mantener los estándares más elevados" en esta materia. Sin embargo, además de usar junto a la coalición que encabeza en Yemen "armas prohibidas internacionalmente en zonas civiles", "ha llevado a cabo cientos de ejecuciones, ha condenado a muerte a menores de 18 años tras juicios manifiestamente injustos y ha reprimido implacablemente a los activistas de la oposición y a los defensores y defensoras de los Derechos Humanos".
CREDIBILIDAD DAÑADA
Por su parte, el subdirector de defensa global de HRW, Philippe Bolopion, ha denunciado que Arabia Saudí ha "dañado la credibilidad" del Consejo de Derechos Humanos con sus "tácticas intimidatorias para evitar rendir cuentas".
"Los países de la ONU deberían estar con los civiles yemeníes y suspender a Arabia Saudí inmediatamente", ha reclamado, alertando de que si la Asamblea General no actúa "podría dañar seriamente la credibilidad" del Consejo de Derechos Humanos.
Las dos ONG han documentado 60 bombardeos ilegítimos de la coalición, algunos de los cuales equivalen a crímenes de guerra, en los que han muerto 913 civiles y que han alcanzado viviendas, mercados, hospitales, escuelas y mezquitas. Asimismo, han documentado 19 ataques con municiones de racimo, que están prohibidas a nivel internacional, incluso en zonas civiles.
En este sentido, además de la suspensión, AI y HRW reclaman una investigación internacional, independiente e imparcial, sobre las violaciones del Derecho Internacional Humanitario en Yemen.