Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Amnistía Internacional denuncia las "condiciones inhumanas" en las que viven cientos de presos en Irak

Más de mil personas permanecen recluidas en "condiciones inhumanas y degradantes" en centros de detención improvisados en al región afgana de Anbar, al oeste de Bagdad, según una investigación de la ONG Amnistía Internacional, que ha advertido de que no es "un caso aislado" y se repite en otras instalaciones del país.
Una delegación liderada por el secretario general de Amnistía, Salil Shetty, logró entrar el 30 de abril en un centro de Ameriyat al Faluya regentado por la agencia que lucha contra el terrorismo. Más de 680 hombres permanecen recluidos sin cargos y hacinados en un complejo de almacenes abandonado.
Shetty ha explicado en un comunicado que los detenidos están hacinados en un espacio de menos de un metro cuadrado cada uno, sentados en cuclillas, sin poder estirarse o tumbarse para dormir. Además, "rara vez se les permite salir al aire libre".
Para el responsable de Amnistía Internacional, fue "una visión realmente terrible", ya que se trataba de "cientos de seres humanos amontonados como sardinas en lata y recluidos en condiciones inhumanas y degradantes durante meses".
Los reos fueron detenidos después de que las fuerzas leales al Gobierno recuperasen sus localidades por considerarlos sospechosos de colaborar con el grupo terrorista Estado Islámico. Sin embargo, según Amnistía, en algunos casos se trata sólo de personas que quedaron atrapadas por el avance yihadista.
Los presos no han sido acusados formalmente de ningún delito y han perdido el contacto con sus familias, sin que exista a corto plazo una perspectiva de resolución de sus casos.
NO HAY "EXCUSA"
Las fuerzas antiterroristas locales han atribuido la situación de los detenidos a la falta de personal y recursos materiales, sin los que se haría posible "tratar humanamente" a los detenidos. Sin embargo, a Amnistía no le convence este argumento.
"La falta de recursos no es excusa ni para estas condiciones inhumanas ni para la detención prolongada sin cargos, que es un síntoma de los profundos defectos del sistema de justicia de Irak", ha advertido Shetty, que ha reclamado la presentación de cargos "sin demora" y juicios "imparciales" o la inmediata puesta en libertad de los reclusos.
El representante de Amnistía ha admitido que Irak sufre problemas de seguridad "sin precedentes", pero "eso no exime de modo alguno a las autoridades iraquíes de su responsabilidad de proteger los Derechos Humanos de toda la ciudadanía".
DESPLAZADOS
El llamamiento de Amnistía Internacional se extiende también a los desplazados, ya que ha visitado varios campos en Ameriyat al Faluya. Miles de personas viven en condiciones extremas en estos enclaves tras haber arriesgado su vida huyendo de zonas controladas por Estado Islámico.
Shetty ha subrayado que "Irak sufre una crisis de desplazamiento a una escala asombrosa" y ha pedido tanto a las autoridades iraquíes como a la comunidad internacional que garanticen "con carácter urgente" la protección y la llegada de ayuda humanitaria para las personas desplazadas, así como su acceso "sin riesgos" a zonas seguras.