Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Amnistía Internacional pide un embargo de armas para las partes enfrentadas en Yemen

La ONG Amnistía Internacional ha reclamado a la comunidad internacional que imponga "inmediatamente" un embargo "total" a los envíos de armas para las partes enfrentadas en Yemen, lo que afectaría también a Arabia Saudí, que combate del lado del Gobierno de Abdo Rabbu Mansur Hadi.
Con motivo de una reunión acerca del Tratado sobre el Comercio de Armas (TCA) en Ginebra, Amnistía ha recordado que tanto los rebeldes huthis como las fuerzas afines al Gobierno yemení han cometido "con impunidad" graves violaciones que, en algunos casos, serían constitutivas de crímenes de guerra. Unas 3.000 personas han muerto en el último año.
El director de Control de Armas y Derechos Humanos de la organización, Brian Wood, ha lamentado en un comunicado que "el mundo no sólo ha vuelto la espalda a la población de Yemen, sino que muchos estados contribuyen a su sufrimiento al suministrar las armas y bombas que se están empleando para matar y herir ilegítimamente a la población civil y destruir hogares e infraestructura".
Wood, que ha hablado de "catástrofe humanitaria", ha instado a organizaciones como la UE y la ONU a hacer "todo lo posible" para impedir que empeore "aún más" el coste del conflicto. "Un paso vital sería cerrar inmediatamente el grifo de la entrada irresponsable e ilegítima de armas que podrían emplearse en el conflicto de Yemen", ha asegurado.
ARMAS
Amnistía considera que la ayuda a las partes en conflicto constituye una violación "manifiesta" del TCA, por lo que ha llamado a bloquear los envíos directos o indirectos de armas, municiones, equipos militares y tecnología no sólo a las fuerzas rebeldes. A España, le pide que no exporte cinco corbetas de Navantia a Arabia Saudí.
El embargo debería estar en vigor, prosigue, "mientras siga existiendo un riesgo sustancial de que las armas se empleen para cometer o facilitar que se cometan crímenes de guerra u otras violaciones graves".
Amnistía ha documentado 30 ataques aéreos saudíes que habrían violado el Derecho Internacional Humanitario y causado la muerte de 366 civiles, así como el uso de bombas de racimo prohibidas internacionalmente. Entre los objetivos bombardeados figuran hospitales, escuelas, mercados y mezquitas, lo que podría constituir crímenes de guerra.
Asimismo, la organización también ha investigado 30 ataques cometidos por los huthis y las fuerzas leales al expresidente Alí Abdulá Salé y en los que habrían fallecido 68 civiles. Según Amnistía, los huthis utilizan "a diario" armas de poca precisión en zonas residenciales, con "ataques indiscriminados" que violarían las leyes de la guerra.
CATALOGO DE HORRORES
Wood ha denunciado que "los combates en Yemen han desembocado en un catálogo de horrores para la población civil" y ha culpado a las partes beligerantes de vulnerar las normativas internacionales y de "no adoptar las medidas adecuadas para proteger a la población civil y sus derechos humanos".
La comunidad internacional, sin embargo, "también ha desempeñado un papel significativo", ha añadido Wood, que ha instado a aplicar un embargo de armas y crear una comisión internacional para investigar de forma "creíble" e "independiente" las violaciones de derechos y libertades que se cometen día tras día.
Un informe de la coalición Armas bajo Control recoge que España, Alemania, Estados Unidos, Francia, Italia, Montenegro, Países Bajos, Suecia, Suiza y Turquía han avalado licencias de exportación y ventas de armas a Arabia Saudí por valor de más de 25.000 millones de dólares en 2015.
En el caso de España, en el primer semestre de 2015 --cuando la coalición liderada por Arabia Saudí inició la ofensiva-- se autorizó la venta de material de defensa por valor de más de 27 millones de euros. En ese mismo periodo, España exportó armas a Arabia Saudí por valor de más de 447 millones.