Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Amnistía Internacional hace un llamamiento para el fin de las desapariciones forzosas en Siria

La ONU confirma más de 43.000 personas desaparecidas en todo el mundo
La organización pro Derechos Humanos Amnistía Internacional (AI) ha hecho un llamamiento con motivo del Día Internacional de las Víctimas de Desaparición Forzada, el 30 de agosto, para que cesen las desapariciones forzosas en Siria.
"En Siria son habituales los casos de personas arrastradas al abismo de la detención secreta, lo que constituye un claro indicio de que las autoridades utilizan sistemáticamente la desaparición forzosa para reprimir la disidencia", ha señalado el director del Programa de Amnistía Internacional para Oriente Próximo y el Norte de África, Philip Luther.
Las personas que sufren las detenciones forzosas, según AI, son víctimas de condiciones inhumanas, retenidas en régimen de incomunicación en centros secretos sirios, sometidas a torturas. Algunas de ellas han muerto a consecuencia de estos abusos.
El pasado mes de febrero, se acordó, en el Consejo de Seguridad de la ONU, el compromiso de los países miembros con las "nuevas medidas en caso de incumplimiento de la resolución", pero el Gobierno sirio ha continuado con su política de detenciones forzosas.
"A pesar de la aprobación, en febrero, de una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU en la que se pedía el fin de las desapariciones forzosas y otros abusos contra los Derechos Humanos, innumerables personas consideradas detractores del Gobierno sirio -entre ellas activistas, periodistas y profesionales de la salud y del derecho- son detenidas de manera habitual en la calle o sacadas de sus casas sólo para hacerlas desaparecer prácticamente en un agujero negro", ha dicho Luther.
"Es evidente que la promesa del Consejo de Seguridad de la ONU no se ha hecho realidad", ha añadido Luther, que ha asegurado que este hecho "ha dado rienda suelta al Gobierno sirio para continuar impunemente las desapariciones forzosas".
El Consejo de Seguridad de la ONU también pidió en la resolución el levantamiento del sitio y la posibilidad de acceso humanitario a muchas de las zonas del país, así como el fin de las torturas. También se contempla en el texto, que todas las personas en régimen de detención forzosa debían ser puestas en libertad de inmediato.
AI tiene constancia de un español desaparecido, Mustafa Setmariam Nasar, detenido por agentes paquistaníes en 2005 en Quetta, en la frontera de Pakistán con Afganistán, un año después de que su nombre apareciera entre las listas de los "terroristas más buscados" del FBI y de que el Departamento de Estado estadounidense ofreciera, a través de su Programa de Recompensas para la Justicia, cinco millones de dólares por información sobre su paradero. Desde su detención, la familia de Setmarian, de doble nacionalidad siria y española, no ha vuelto a saber nada de su paradero.
CRÍMENES QUE AÚN NO SE HAN RESUELTO EN ESPAÑA
En España, la mayoría de los crímenes cometidos durante la Guerra Civil y el franquismo y presentados ante la Justicia (unos 114.000) son procesos por desapariciones forzosas.
En octubre de 2013, el Grupo de Trabajo de Desapariciones Forzadas la ONU elaboró un informe en el que se recordaba al Ejecutivo español que "dado el transcurso del tiempo desde que la mayor parte de las desapariciones forzadas comenzaron a ejecutarse y la edad muy avanzada de muchos testigos y familiares, es urgente que el Estado adopte como inmediata prioridad la búsqueda de la verdad y en particular sobre la suerte y el paradero de las personas desaparecidas".
La situación en otros países es similar. En México hay decenas de miles de desaparecidos y, aunque se cree que los autores de la mayoría de las desapariciones son miembros de bandas criminales, también se han producido algunas detenciones forzosas por parte de la Policía y el Ejército en colaboración con los grupos extremistas.
El mexicano Héctor Rengel desapareció junto con otras dos personas en noviembre de 2009 en Coahuila, después de que la Policía municipal les parase. Su familia, que desconoce su paradero desde entonces, ha sufrido acoso e intimidación.
En República Dominicana tres personas permanecen desaparecidas presuntamente a manos de la Policía. Randy Vizcaíno González, Gabriel Sandi Alistar y Juan Almonte Herrera desaparecieron entre 2009 y 2013, tras haber sido detenidos por la policía nacional. Nunca más se ha sabido de ellos.
En otros países como en Pakistán, Kosovo, Rusia o Colombia, AI también ha confirmado varios casos de desapariciones forzosas durante los últimos años.
AL MENOS 43.000 PERSONAS DESAPARECIDAS
El Grupo de Trabajo de Desapariciones Forzadas de la ONU ha alertado además de que actualmente existen más de 43.000 casos de personas desaparecidas que permanecen abiertos por diversas razones. En general, el problema radica en que los familiares de las víctimas no cuentan con los apoyos necesarios para averiguarlas circunstancias en las que desaparecieron las víctimas.
Los últimos casos que ha confirmado el Grupo se han dado en Bahréin, Camboya, China, República Dominicana, Egipto, Indonesia, Pakistán, Siria, Tailandia, Emiratos Árabes Unidos y Yemen.