Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Amnistía insta a resolver con "urgencia" las "graves deficiencias" de la misión de la ONU en RCA

Los grupos armados aluden a los fallos de la MINUSCA para justificar su presencia como garantes de la seguridad
La organización Amnistía Internacional ha llamado a resolver "con urgencia" las "graves deficiencias" de la misión desplegada por Naciones Unidas en República Centroafricana (MINUSCA), ya que de ella depende que la protección de una población civil castigada por tres años de violencia prácticamente ininterrumpida.
Amnistía ha aprovechado la inminente segunda vuelta de las elecciones presidenciales para recordar, a través de un informe, las carencias de una misión salpicada en numerosas ocasiones por la polémica. Las acusaciones más graves vinculan a miembros de este contingente con abusos sexuales.
La ONG ha pedido que se analicen los "evidentes fallos" que permitieron el estallido de violencia sufrido por la capital, Bangui, el pasado mes de septiembre. Más de 75 personas perdieron la vida y 42.000 tuvieron que abandonar sus hogares sin que los 2.660 policías y militares de la MINUSCA pudiesen llevar a cabo su mandato, en gran medida por las "graves deficiencias de personal y equipo", según Amnistía.
Los testigos han contado que la MINUSCA no intervino en zonas claves hasta el segundo día y hasta el tercero no actuó para desbloquear las carreteras y retirar los controles levantados por los distintos grupos armados.
Una joven de 18 años ha contado a la organización cómo fue violada cuando trataba de correr hacia su casa: "Cerca del local de la Cruz Roja local me pararon seis (...) hombres con uniforme militar. Pusieron unos cartones en el suelo. Me violaron dos".
La MINUSCA tampoco fue capaz de responder a peticiones de ayuda del personal médico, como ha recordado un trabajador sanitario. "Mi personal pidió ayuda a los efectivos de la MINUSCA, que dijeron que no podían venir (...) Al día siguiente, seis de los (13) heridos graves murieron", ha lamentado.
MAL EQUIPADOS
Los expertos entrevistados por Amnistía Internacional han señalado importantes deficiencias de formación y equipo, entre ellas una falta de efectivos a la que también han aludido miembros de la misión. "Cuando hay tiroteos, sólo podemos mandar a los chicos en vehículos acorazados, pero actualmente hay varios que no funcionan", ha argumentado un mando.
Los problemas incluyen unos errores de coordinación que la población local es la primera en notar. "Cuando la gente los espera para que intervengan, no aparecen nunca. Y cuando se presentan, ya es demasiado tarde", ha dicho un hombre de 45 años y residente en Bangui que ve incumplidas las "expectativas".
Hasta los líderes de los grupos armados han admitido a Amnistía Internacional que utilizan esta falta de protección de la MINUSCA para justificar que deben seguir existiendo como garantes de la protección de la población.
CIRCULO VICIOSO
El director adjunto de la organización para África Occidental y Central, Steve Cockburn, ha destacado que la misión, que "ha salvado muchas vidas y evitado mucho derramamiento de sangre", ha acumulado una serie de "deficiencias" que dificultan su respuesta a todo tipo de situaciones.
"Garantizar que la fuerza de mantenimiento de la paz está bien preparada (...) debe ser una prioridad absoluta para contribuir a poner fin al círculo vicioso de conflicto e injusticia que ha asolado a República Centroafricana durante gran parte de su historia", ha subrayado.
Cockburn ha admitido que "República Centroafricana tiene uno de los escenarios de mantenimiento de la paz más difíciles del mundo" y, por este motivo, ve "fundamental" que "la MINUSCA cuente con los medios necesarios para llevar a cabo su mandato de proteger a la población civil, garantizar la justicia y apoyar al nuevo gobierno". "Ahora es el momento de que el Consejo de Seguridad de la ONU redoble su compromiso", ha agregado.
Esta revisión, de la que ya se han dado algunos pasos en los últimos meses, se hace especialmente "apremiante" en este momento porque Francia ya ha anunciado que a finales de año replegará la mayor parte de sus 900 militares.