Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampl.) Draghi dice que la reforma laboral española de 2012 ha apoyado la creación de empleo

El banquero italiano reclama de nuevo reformas estructurales y eliminar las incertidumbres
El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, ha defendido este jueves que la reforma laboral del Gobierno de Mariano Rajoy ha sido "un factor de apoyo al crecimiento del empleo" desde su aprobación en el año 2012, a la vez que ha indicado que esto, junto con las medidas adoptadas por Portugal en su rescate, debería animar a otros países con altas tasas de desempleo.
"La experiencia durante la crisis ha demostrado que las reformas pueden funcionar. Se estima que las reformas adoptadas por Portugal bajo su programa de ajuste han reducido tres puntos la tasa de desempleo entre 2011 y 2014. Igualmente, la reforma laboral española de 2012 ha sido un factor de apoyo al crecimiento del empleo desde entonces", ha expresado en su discurso en el Brussels Economic Forum.
El banquero italiano ha señalado que esto debería animar a otros países a continuar con sus esfuerzos, en particular a aquellos donde las altas tasas de desempleo existen desde hace "tanto tiempo que se ha permitido que se convierta en una norma social".
No obstante, Draghi ha señalado que el "reto" no es sólo que la población desempleada encuentre un puesto de trabajo, sino también aumentar la población activa. En este sentido, ha señalado que mientras que muchos países de la Eurozona tienen tasas de actividad "relativamente bajas" y que existen incluso diferencias de 15 puntos porcentuales entre Estado miembros.
Durante su intervención, el presidente del BCE ha explicado que, junto con la reducción de las tasas de desempleo, el otro reto para incrementar el crecimiento potencial es la "difícil" tarea de aumentar la productividad. "Los indicadores de investigación y desarrollo sugieren que la Eurozona se está retrasando en términos de capacidad de innovación, particularmente en el sector servicios", ha apostillado.
Para ello, ha instado a completar el mercado único para eliminar las "barreras estructurales" a la difusión del conocimiento en Europea, a crear condiciones para que las compañías más productivas se puedan expandir rápidamente y atraer recursos y apostar por una mejora del capital humano.
"LA POLÍTICA MONETARIA NO EXISTE EN EL VACÍO"
Por otro lado, Draghi ha recordado que el objetivo del BCE es conseguir una inflación de la zona euro cercana y por debajo al 2%, pero ha subrayado que "la política monetaria no existe en el vacío", y ha reiterado la necesidad de que los socios del euro pongan en marcha reformas estructurales para apoyar la política del banco central.
"Hay muchas razones comprensibles para retrasar las reformas estructurales, pero hay pocas económicas. El coste del retraso es, llanamente, demasiado alto", ha advertido el banquero italiano.
En esta línea, Draghi ha asegurado que la política monetaria puede para apoyar la demanda, para estabilizar la inflación y para prevenir posibles efectos en salarios y precios, pero que la orientación de otras políticas pueden influir en los objetivos. "Si otras políticas no están alineadas con la política económica, corre el riesgo de que la inflación vuelva al objetivo a un ritmo más lento", ha afirmado.
Así, Draghi ha explicado que es importante para el éxito de la política monetaria que se lleven a cabo las "correctas" reformas estructurales. "Muchas reformas estructurales han sido adoptadas en los últimos años, especialmente en los países más afectados por la crisis (...). Pero hay más beneficios todavía por alcanzar, y es necesario hacer mucho más", ha enfatizado.
Con respecto a esto, el presidente del BCE ha apuntado que las reforma estructurales pueden limitar la profundidad y la duración de los 'shocks' económicos, así como reducir el retraso en la trasmisión de las políticas de los bancos centrales en la economía real y contribuir a un mayor crecimiento potencial.
Además, ha destacado que la política fiscal es otra de las cuestiones que influye en el éxito de la política monetaria, y en este sentido ha subrayado que en la Eurozona ha sido contractiva durante varios años. "El efecto negativo sobre el crecimiento ha sido exacerbado por he hecho de que la consolidación en algunos países ha sido implementada principalmente a través de subidas de impuestos en lugar de recortes en los gastos", ha criticado.
RESTAURAR LA CONFIANZA EN EL EURO
Draghi también ha enfatizado en su discurso la "necesidad crítica" de restaurar la claridad y la confianza en la zona euro. "Sabemos que la estructura actual está incompleta. Hay un gran grado de acuerdo sobre cuáles son sus deficiencias y muchas propuestas se han puesto sobre la mesa sobre cómo superarlas", ha indicado.
"El progreso en este campo es necesario para el largo plazo, pero también es relevante en el corto plazo por sus efectos en la inversión. De hecho, tal vez la mejor manera de impulsar la producción hoy es eliminar el resistencia a la confianza fruto de estas incertidumbres", ha insistido.
De esta forma, el banquero italiano ha señalado que esta falta de confianza no solo afecta a las empresa, sino también a la tasa de ahorro de compañías y hogares, en la medida en que la percepción de un mayor riesgo provoca un aumento de los mismos por precaución. "Esto iría en contra de los esfuerzos de la política monetaria para estimular la inversión y el consumo", ha afirmado.