Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Angela Merkel se juega la armonía política

Aunque son elecciones regionales, y en sólo tres estados, Angela Merkel se juega la armonía política en Alemania. La habilidad de la canciller para llevar la batuta en Europa ante los grandes desafíos le mereció la portada del Time como personaje del 2015, pero esa misma implicación con los refugiados sirios le puede pasar factura ahora en las urnas. Reconoce que hoy cruzará los dedos, porque éste es su primer examen electoral desde el inicio de la crisis migratoria. El más de un millón de solicitantes de asilo estremece a muchos alemanes, sobre todo conservadores votantes de Merkel. Ese descontento lo está aprovechando la derecha populista, xenófoba y euroescéptica del partido Alternativa por Alemania. Durante la campaña, sus líderes regionales, han insistido en que la identidad del país se está subastando como en un bazar. Con presencia ya en otros cino landers, la formación, que aboga por "primero los alemanes" y la mano dura con los inmigrantes, entrará hoy también, según las encuestas, en las tres asambleas regionales en juego. El siguiente paso puede ser al Bundestag, el próximo año. Sería otra conquista del populismo en Europa.