Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Merkel contacta con el SPD tras la debacle de su principal socio político

Angela MerkelReuters

La canciller alemana, Angel Merkel, ha informado que ha mantenido una primera toma de contacto con el presidente del Partido Social Demócrata (SPD), Sigmar Gabriel, tras la victoria electoral lograda ayer por su partido, la Unión Cristiano Demócrata (CDU), que se ha quedado al borde de la mayoría absoluta.

Angela Merkel se ha felicitado nuevamente por el buen resultado obtenido por su partido y ha lamentado que su hasta ahora socio de coalición, el Partido Liberal Demócrata (FDP), no haya conseguido representación parlamentaria.
Asimismo, ha defendido que el país necesita un Gobierno estable, pero no ha querido entrar en detalles sobre si la CDU llegará a un acuerdo de coalición con el SPD.
El Partido Social Demócrata (SPD) ha advertido de que no irá "automáticamente" a otra coalición de Gobierno con la Unión Demócrata Cristiana (CDU) de la canciller alemana Angela Merkel, a pesar de que los resultados provisionales de las elecciones federales celebradas este domingo apuntan a que sería la mejor opción.
"No iremos automáticamente a una gran coalición", ha dicho el presidente del SPD, Sigmar Gabriel, en declaraciones recogidas por la televisión pública ARD. "Lo importante son las políticas", ha subrayado.
 
En la misma línea se ha expresado la secretaria general del SPD, Andrea Nahles, adelantando que "no habrá una fiesta de gran coalición". "Ahora, veremos qué hace la canciller Merkel", ha dicho, según el diario alemán 'Deutsche Welle'.

De acuerdo con las últimas proyecciones, la CDU habría conseguido el 41,7 por ciento de los votos, lo que se traduciría en 296 escaños, tres menos de los necesarios para alcanzar la mayoría absoluta en la Cámara Baja del Parlamento alemán (Bundestag).

Su socio minoritario de Gobierno, el Partido Liberal Demócrata (FDP), se habría adjudicado el 4,8 por ciento de las papeletas, lo que le dejaría fuera de la sede legislativa por no alcanzar el umbral del cinco por ciento.

El SPD sería el segundo más votado, con un 25,6 por ciento y 182 escaños. Sus aliados naturales, La Izquierda y Los Verdes, tendrían un 8,5 y un 8,4 por ciento, respectivamente, lo que les habilitaría para ocupar 60 escaños en cada caso.

Al igual que el FDP, la Alternativa para Alemania (AfD), un partido político de nueva creación que aboga por excluir de la eurozona a los países del sur, habría obtenido un 4,8 por ciento de los votos, quedándose fuera del Bundestag.

Así las cosas, es imposible reeditar la actual coalición gobernante CDU-FDP, por lo que la canciller alemana tendrá que buscar nuevos apoyos entre el SDP, repitiendo la fórmula de la legislatura 2005-2009, o entre Los Verdes, que no han descartado esta opción.