Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ankara no cambiará su ley antiterrorista como le pide la UE y ésta dice que "no hay concesiones posibles"

El ministro de Asuntos Exteriores turco, Mevlüt Çavusçoglu, ha reiterado este jueves a la Unión Europea que Turquía no modificará su legislación antiterrorista como le pide el bloque, una de las condiciones para suprimir los visados a los turcos que viajen al espacio Schengen incluidas en el acuerdo para frenar la llegada de inmigrantes y refugiados a Europa.
El comisario de Ampliación, Johannes Hahn, ha dejado claro que la lucha antiterrorista debe llevarse a cabo "dentro de los límites del Estado de Derecho". "No hay compromisos sobre esto", ha avisado en rueda de prensa conjunta al término de la conferencia intergubernamental de adhesión en la que la UE y Turquía han abierto un nuevo capítulo de las negociaciones, el 33 relativo a Presupuesto y han arrancado con un minuto de silencio en solidaridad con Turquía por los atentados contra el aeropuerto de Estambul.
"Tenemos que reaccionar dentro de los limites del Estado de Derecho y defender nuestra libertad de expresión. Esto no es algo que podamos abandonar o suspender porque tenemos que combatir" el terrorismo, ha zanjado el comisario.
El ministro de Exteriores holandés, Bert Koenders, cuyo país ejerce la presidencia de turno de la UE hasta este jueves, ha recordado que "el proceso de liberalización de visados es un elemento crucial del acuerdo" para atajar la crisis de refugiados y ha defendido "continuar", eso sí "una vez que se hayan cumplido todas las condiciones", al tiempo que ha confiado en que ambas partes lleguen a "un acuerdo". "Nuestra agenda no la pueden decidir los terroristas", ha subrayado.
"No podemos hacer ningún cambio en nuestra ley antiterrorista", ha subrayado el jefe de la diplomacia turca, esgrimiendo que el país combate "al mismo tiempo" contra el Estado Islámico, el PKK y la milicia kurda siria YPG, aunque ha abierto a hacerlo en el futuro si la situación cambia. "Quizá podamos dar algunos pasos cuando las cosas cambien", ha explicado.
Çavusçoglu ha dejado claro en todo caso que Ankara respeta "los principios del Estado de Derecho y los Derechos Humanos" en la lucha contra el terrorismo y son "muy cautos para garantizar que los civiles no se ven heridos". Además, ha insistido en que su legislación antiterrorista --que la UE teme que recorta las libertades fundamentales-- ha "tenido en cuenta las recomendaciones de la UE", pero también "la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos".
El jefe de la diplomacia turca ha agradecido la "solidaridad" expresada con Turquía tras los atentados pero ha avisado de que no es "suficiente" para combatir el terrorismo. "Tenemos que mostrar solidaridad en la misma lucha contra el terrorismo y no discriminar entre diferentes organizaciones" y combatir contra todas, ha dicho, criticando "el doble estándar" de la UE por su actitud laxa hacia el PKK, que "es igual que Daesh" y "es responsable del tráfico de drogas y humano" . Y por tanto, ha criticado que mantenga su presencia en Europa, donde incluso recaba financiación y cuyos posters cuelgan en instituciones como el Parlamento Europeo.
NUEVO CAPÍTULO DE NEGOCIACIÓN ABIERTO
Ambas partes han subrayado la importancia de la apertura de un nuevo capítulo de las negociaciones de adhesión, el 33, relativo al Presupuesto y Asuntos Financieros, lo que prueba que el proceso de negociaciones avanza. Con el nuevo capítulo, ya son 16 los que se han abierto de un total de 35 que hay y uno de los cuales ha sido cerrado provisionalmente, el relativo a Ciencia e Investigación.
La última vez que la UE y Turquía abrieron un capítulo de negociación fue en diciembre de 2015, el relativo a Política Económica y Monetaria y el anterior, sobre Política Regional, en noviembre de 2013, tras tres años de parón en las negociaciones y tras las protestas contra el Gobierno turco en Gezi, que se extendieron por todo el país.
ANKARA PIDE A UE RESOLVER ISLAMOFOBIA
El ministro de Asuntos Europeos turco y jefe de las negociaciones de adhesión, Omer Çelik, ha insistido en el objetivo de "la plena adhesión" de su país al bloque y preparar la apertura de más capítulos y ha avisado de que "cualquier imagen que no incluya a Turquía será una foto débil" de la UE.
También ha instado a Europa a encontrar "soluciones" y "parar esta tendencia" de movimientos de extrema derecha, islamófobos, antisemitas y racistas" que incluso expresan "sentimientos antiturcos" y ha considerado "imperativo" que la UE lleve "algunas reformas" a cabo tras la decisión de Reino Unido de salir del bloque.
El comisario de Ampliación le ha replicado que el ritmo de las negociaciones "depende del progreso" que haga Ankara para cumplir los criterios políticos de la adhesión como las libertades fundamentales y el Estado de Derecho y ha confiado en que haga reformas, especialmente para garantizar la independencia judicial y la libertad de expresión y de medios, para atajar "las deficiencias serias" en libertades fundamentales expuestos por la Comisión en su informe de evaluación del año pasado.