Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ansar al Sharia afirma haberse hecho con el control de Benghazi y declara un "emirato islámico"

La milicia islamista Ansar al Sharia ha afirmado haberse hecho con el control de la totalidad de la localidad libia de Benghazi (este) y ha declarado un "emirato islámico" en la ciudad, según ha informado la cadena de televisión emiratí Al Arabiya.
Ansar al Sharia está catalogado por Washington como una organización terrorista y ha sido acusado del asalto al Consulado estadounidense en Benghazi en 2012. Cuatro norteamericanos murieron en este ataque, incluido el entonces embajador, Christopher Stevens.
El portavoz del grupo, Mohamed al Zahawi, ha asegurado, en declaraciones concedidas a la emisora Radio Tawhid, que "Benghazi se ha convertido ahora en un emirato islámico".
Sin embargo, el general renegado Jalifa Haftar, que encabeza una operación contra la milicia en la ciudad, ha rechazado estas afirmaciones. "El Ejército controla Benghazi y sólo se ha retirado de varias posiciones por motivos tácticos. La afirmación de que Benghazi está bajo control de las milicias es mentira", ha asegurado.
La declaración de Ansar al Sharia ha llegado tras meses de enfrentamientos y un mes después de que el Estado Islámico --antiguo Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS)-- anunciara la creación de un califato islámico en los territorios que controla en Irak y Siria. Asimismo, el anuncio llega dos días después de que la milicia islamista tomara el control de una base de las fuerzas especiales del Ejercito en la localidad.
Los intensos enfrentamientos en Benghazi, la segunda ciudad más importante del país, y los registrados entre milicias rivales por el control de la capital, Trípoli, han sumido al país en un caos con las dos semanas más violentas desde la caída en 2011 del régimen que lideraba el coronel Muamar Gadafi.