Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Arabia Saudí discutirá dar pasaportes a mujeres que los pidan aún sin el permiso de sus 'guardianes'

El Consejo de la Shura de Arabia Saudí se reunirá próximamente para discutir una propuesta que contempla la entrega de pasaportes a las mujeres que lo soliciten, aún sin contar con el permiso de su 'guardián'.
Según las informaciones publicadas por el diario local 'Arab News', la propuesta fue presentada ante el comité de seguridad del Consejo de la Shura con el objetivo declarado de proteger a las mujeres de las redes de tráfico de personas que las sacan del país.
La discusión tendría lugar después de que el Gobierno haya decidido permitir a las mujeres tener sus propios documentos de identidad, adoptada a recomendación del propio Consejo de la Shura.
El citado diario ha recordado que la actual legislación contempla que un ciudadano únicamente tiene que ser mayor de 18 años para poder solicitar su pasaporte, si bien existen restricciones debido al peso de los 'guardianes' en la toma de decisiones de las mujeres.
El sistema de 'guardianes', vigente pese a las promesas de abolirlo, implica que las mujeres no pueden obtener un pasaporte, casarse, viajar o recibir educación superior sin la autorización de un 'guardián', que suele ser el marido, padre, hermano o hijo.
Arabia Saudí es un país muy conservador en el que la mujer ha desempeñado hasta la fecha un papel secundario y en el que éstas, por ejemplo, tienen prohibido conducir.
No obstante, en los últimos tiempos se han producido ciertas mejoras, aunque muy pequeñas, en la situación, como el hecho de que las mujeres pudieran votar y ser candidatas en las elecciones municipales de diciembre de 2015.
A pesar del avance, el voto femenino estuvo sometido a numerosas dificultades. Para las elecciones se registraron 130.600 mujeres, un número que palidece con el 1.300.000 hombres listados, debido sobre todo a la falta de conocimiento sobre el proceso electoral en la población femenina.
Además, las dificultades de transporte causaron problemas adicionales en las tareas de registro, al tiempo que se registraron problemas de identificación debido a que muchas no contaban con documentos y dependían de sus 'guardianes'.