Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Arabia Saudí confía en que las mujeres no desafíen la prohibición de conducir en el aniversario de la protesta

El Gobierno de Arabia Saudí confía en que las mujeres no conducirán coches este domingo, desafiando con ello la prohibición no escrita del país para conmemorar el aniversario de una protesta en la que numerosas saudíes se fotografiaron y grabaron en sus vehículos.
El Ministerio del Interior ha advertido durante esta semana de que no permitiría la realización de esta campaña, indicando que cualquier intento de las mujeres de conducir en público supondría "una oportunidad para los depredadores para debilitar la cohesión social".
Unas 2.500 mujeres han firmado una campaña a través de Internet en la que animan a fotografiarse conduciendo durante el domingo, una acción por la que serían detenidas y puestas en libertad después de que sus 'guardianes' firmasen un documento en el que aseguran que no permitirán conducir a sus mujeres.
Sin embargo, el diario saudí 'Arab News' ha resaltado que la protesta no tendrá lugar, citando las declaraciones de una de las impulsoras de esta protesta, Samia el Moslimany, que fue una de las detenidas el año pasado.
"La advertencia del Ministerio será escuchada. Lo que sucedió el año pasado no fue organizado", ha asegurado. "No se ha planeado nada para violar la advertencia", ha subrayado la activista, que ha defendido que el 26 de octubre es "un día simbólico" y que el objetivo de la campaña era llamar la atención sobre esta cuestión.
Las leyes de Arabia Saudí supeditan el papel de la mujer a la figura de un 'guardián' hombre --sea padre, hermano o marido-- que debe autorizar sus decisiones en todo tipo de ámbitos. Así, las saudíes no pueden viajar, recibir educación, casarse, obtener un trabajo o recibir tratamiento médico sin la aprobación de un varón.
Respecto a la cuestión de conducir, las leyes de Arabia Saudí no incluyen una prohibición expresa hacia las mujeres, pero los ciudadanos están obligados a tener una licencia que las autoridades del reino sólo conceden a los hombres.