Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Arrancan las gestiones para liberar a los dos periodistas de RCN desaparecidos en la selva colombiana

Los dos periodistas de RCN que supuestamente fueron secuestrados el pasado lunes mientras cubrían la noticia de la desaparición de la reportera española Salud Hernández-Mora serán liberados en las próximas horas, de acuerdo con la prensa colombiana.
RCN ha informado de que ya se ha formado la comisión humanitaria que se encargará de recoger al periodista Diego D'Pablos y al cámara Carlos Melo de manos de presuntos guerrilleros del Ejército de Liberación Nacional (ELN).
La comisión humanitaria, encabezada por el párroco de Filogringo, Alirio Figueroa, recogerá a los rehenes en un punto aún desconocido de la selva y los entregará en el municipio de El Tarra a los generales Jorge Nieto y Alberto Mejía.
A primera hora de este miércoles ha sido liberado el conductor que acompañaba a los dos periodistas. Ha sido escoltado hasta El Tarra por efectivos del Grupo Élite de la Policía.
D'Pablos y Melo desaparecieron el pasado lunes mientras investigaban el paradero de Hernández-Mora. Al parecer fueron abordados por un grupo de hombres que les arrebataron sus equipos de trabajo y les retuvieron. Aunque no está confirmado, todo apunta a que serían miembros del ELN.
Hernández-Mora está desaparecida desde el pasado sábado. La última vez que se la vio fue en El Tarra, donde hacía un reportaje sobre el secuestro de menores. Si bien en un principios se pensó que había sido capturada por guerrilleros del ELN, esta tesis empieza a perder fuerza.
El presidente, Juan Manuel Santos, ha dado "prioridad" a la búsqueda de Hernández-Mora, corresponsal del diario español 'El Mundo' y columnista del rotativo colombiano 'El Tiempo'. Policía y Ejército rastrean la zona.