Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Asamblea General de la ONU reclama un alto el fuego en Gaza

Manifestantes protestan contra el asedio israelí sobre Gaza a las afueras del hotel donde se aloja la ministra israelí de Exteriores, Tzipi Livni, durante su visita a EEUU. Foto: EFEtelecinco.es
Los cuatro votos en contra fueron de Israel, Nuaru, Estados Unidos y Venezuela, este último por considerar que el contenido no era suficientemente enérgico, mientras que otros 38 países no registraron voto alguno. El texto de la Asamblea exige el cumplimiento de la resolución 1.860 adoptada el pasado 8 de enero por el Consejo de Seguridad y que insta a un alto el fuego inmediato, duradero y que se respete en su totalidad.
Expresa el respaldo de la Asamblea a las gestiones que realiza desde el miércoles el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, en Oriente Medio para lograr un cese de las hostilidades y rinde homenaje a la labor de las agencias de las Naciones Unidas en la zona.También traslada la preocupación del organismo por la "intensificación de las operaciones militares en Gaza", que siguieron a la adopción de la resolución 1.860 y las muertes de civiles que desde entonces se han producido.
La resolución fue fruto de una larga negociación entre las delegaciones de los países árabes y la Unión Europea (UE), cuyos miembros abogaron por un texto que reflejara los esfuerzos de la ONU por lograr un alto el fuego y que evitara salirse de los parámetros básicos de la resolución del Consejo de Seguridad.
Los cambios introducidos en esa negociación no le sentaron bien a un grupo de países que deseaban un contenido más duro contra Israel. Por ello decidieron sacar un segundo texto, presentado por Ecuador, lo que causó confusión y tensión entre los asistentes.El representante palestino ante la ONU, Riyad Mansur, se vio obligado a intervenir para implorar que se dejaran a un lado las discrepancias y se sometiera a votación el texto negociado con los europeos. "No hay necesidad de que se provoquen divisiones en la Asamblea General para establecer quién es el que más quiere ayudar a los palestinos", observó.
La votación llevada a cabo a altas horas de la noche tuvo lugar después de dos jornadas de debate en las que las más de 70 delegaciones que tomaron la palabra expresaron en su mayoría el apoyo a un inmediato cese de las hostilidades y la negociación de una solución duradera al conflicto.
En su intervención, el embajador español ante la ONU, Juan Antonio Yáñez-Barnuevo, señaló la disponibilidad de su país de participar en un futuro mecanismo internacional de supervisión y coordinación de un alto el fuego. El diplomático señaló que la irresponsabilidad del grupo islámico Hamás y la respuesta desproporcionada de Israel "han conseguido sumir nuevamente a la región, y a los pueblos que la habitan, en la desesperanza y en la frustración".
 
KOD