Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Asamblea venezolana aprueba un acuerdo para exigir al CNE a publicar el cronograma del revocatorio

La Asamblea Nacional (AN) venezolana, controlada por la oposición desde los comicios del pasado mes de diciembre, ha aprobado este martes un proyecto de acuerdo para emplazar al Consejo Nacional Electoral (CNE) a que publique el cronograma del referéndum revocatorio contra el presidente, Nicolás Maduro.
Este cronograma debe prever la realización del referéndum en el año presente, y deberá incluir las fechas para la realización de las elecciones, tanto regionales como municipales.
Además del proyecto, presentado por la Mesa de la Unidad Democrática, se ha aprobado la creación de una comisión especial de parlamentarios para que presente el texto ante el órgano electoral.
En este acuerdo, la AN solicita a la presidenta del órgano, Tibisay Lucena, a que asuma de forma responsable su obligación de responder a la solicitud del revocatorio y de generar las condiciones favorables para la participación ciudadana, tal y como recoge el diario venezolano 'El Universal'.
En línea con lo pronunciado en las últimas semanas, la oposición busca con este proyecto pedir al Gobierno de Maduro que no obstaculice el ejercicio de los derechos políticos de los ciudadanos, en referencia a unas declaraciones del vicepresidente del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello, quien habría asegurado que un funcionario que firme a favor del revocatorio no debería poder trabajar para el Gobierno.
El diputado de la MUD, Juan Guaido, ha acusado al CNE de violar la Constitución obstaculizando el proceso de referéndum y ha insistido en que cuentan con la capacidad técnica para validar las firmas recogidas para iniciar el proceso, ya que cuando se recogieron firmas contra el decreto de Estados Unidos se validaron en tan sólo tres días los 10 millones de firmas.