Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Asciende a cinco el número de manifestantes muertos por disparos de la Policía en Phnom Penh

Al menos cinco personas han muerto este viernes después de que la Policía camboyana abriese fuego contra cientos de manifestantes que bloqueaban una calle en el distrito de Pur Senchey, en Phnom Penh, reclamando un aumento de salarios en la industria textil, según ha confirmado el investigador del grupo de Derechos Humanos Adhoc Chan Soveth.
"He visto con mis propios ojos cómo mataban a tres personas, pero el agente de la Policía con el que he hablado me ha dicho que hay al menos cinco muertos y 22 heridos", ha asegurado Soveth en declaraciones al diario en lengua inglesa 'Cambodia Daily'.
Durante la mañana de este viernes la Policía sólo había confirmado tres muertes. "Hasta el momento tres personas han muerto, dos han resultado heridas y otras dos han sido arrestadas por las Fuerzas Armadas", aseguraba el jefe de la Policía municipal de Phnom Penh, Chuon Narin, en torno a las 10 de la mañana, poco después de que tuviera lugar el tiroteo.
Cientos de jóvenes y mujeres, algunos armados con palos, piedras y cócteles molotov, se han enfrentado en esta jornada de huelga convocada por los trabajadores de la industria textil contra agentes de la Policía Militar armados con fusiles AK-47, escudos antidisturbios y porras. El suceso ha ocurrido después de una noche de combates entre ambos bandos en ese mismo lugar.
Cientos de agentes están desplegados cerca de la entrada del parque industrial Canadia, el epicentro del conflicto, donde continúan los enfrentamientos con la policía militar, incapaz de contener los disturbios.
Las barricadas siguen ardiendo y los manifestantes han esparcido escombros por la carretera mientras los enfrentamientos continúan a lo largo de la tarde (hora local). Algunos de los participantes de la protesta han destrozado una clínica médica, supuestamente por negarse a atender a algunos de los heridos.
Según los testigos consultados por el citado diario, los disparos de la policía militar, realizados con los fusiles de asalto, fueron "sostenidos y dirigidos". El general de división Roth Srieng, comandante de la Policía Militar Municipal de Phnom Penh, ha señalado que no pueden permitir que los manifestantes bloqueen la carretera. "No tenemos otra opción", ha apostillado.
TRASLADO AL HOSPITAL
Más de una decena de personas heridas han sido trasladados al Hospital de la Amistad Jemer-Soviética durante la tarde del viernes para recibir tratamiento. Allí, una joven de 26 años ha asegurado que las fuerzas de seguridad habían matado de un disparo a su cuñado, Kim Phaleap, también de 26. "Mi cuñado murió después de recibir un disparo por la espalda. La bala salió por su pecho", ha asegurado.
Una estudiante que se encuentra en el hospital ha declarado al diario que una bala le había rozado la parte posterior de la cabeza cuando pasó por la zona donde tiene lugar la protesta. "Es brutal", ha declarado la joven de 17 años, que ha asegurado que "podría haber muerto" si no hubiera agachado la cabeza.
La pasada noche, la Policía Militar intentó dispersar la manifestación en la que miles de trabajadores de la industria textil para exigir un incremento en los salarios mínimos en el parque industrial Canadia.