Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ascienden a 84 los muertos por el brote de Ébola en Guinea, donde se ha prohibido el traslado de fallecidos

ACH advierte de la necesidad de prevenir nuevos contagios e informar a la población para evitar "una tragedia mayor"
Las autoridades sanitarias de Guinea han informado de que son ya 84 las víctimas mortales por el brote de Ébola en el país del total de 134 de casos confirmados que ha habido hasta la fecha. Para contener la propagación de la enfermedad, el Gobierno guineano ha prohibido el traslado de fallecidos, independientemente de la causa de la muerte, y ordenado que sean enterrados en el lugar donde se produzca la defunción.
Según los datos aportados este martes por el director de la división de prevención y lucha contra la enfermedad del Ministerio de Salud, Sakoba Keita, la tasa de mortalidad de la enfermedad es del 63 por ciento de los casos, informa el portal guineano 'Guinee News'.
De los 134 casos de personas con fiebre hemorrágica, se ha confirmado que 35 tenían Ébola: once en la capital, Conakry, 17 en Gueckédou, y siete en Macenta. Precisamente, fue en estas dos últimas regiones del sur del país donde aparecieron los primeros casos de la enfermedad.
Este martes, la Organización Mundial de la Salud (OMS) había confirmado 83 víctimas mortales y 35 casos confirmados de Ébola. Según la agencia de la ONU, en Conakry ha habido doce casos, de los que once han sido de la virulenta enfermedad, y cuatro muertes.
Según ha precisado la OMS, catorce trabajadores sanitarios y de atención han contraído Ébola, tal como han confirmado los análisis a los que han sido sometidos, de los que ocho han fallecido.
PROHIBIDO TRASLADAR CUERPOS
Así las cosas, el Gobierno guineano ha prohibido el traslado de cualquier fallecido que se produzca en el país en el marco de sus esfuerzos para contener la propagación de la enfermedad por el país.
Según ha explicado el ministro de Salud, Rémy Lama, está prohibido trasladar a los difuntos de una ciudad a otra para su entierro. "Sea cual sea la causa de la muerte", ha recalcado, instando a las autoridades locales a que trabajen para el cumplimiento estricto de esta orden.
ACH TRABAJA PARA PALIAR LA SITUACIÓN
Tras la confirmación de casos en Conakry, la ciudad más poblada del país, Acción contra el Hambre (ACH) ha movilizado a sus equipos en la capital, que están ultimando los detalles para reforzar la prevención de nuevos contagios, según ha informado la ONG en un comunicado.
"El Ébola es una enfermedad que no tiene tratamiento y con índices de mortalidad que pueden alcanzar el 90 por ciento, por lo que, para evitar una tragedia mayor, es imprescindible no solo aislar a los contagiados y personas que han estado en contacto", ha explicado Elisa Giménez, la técnica de agua y saneamiento de Acción contra el Hambre, que está coordinando la operación de emergencia.
Asimismo, hay que "prevenir nuevos contagios e informar a la población para que reconozcan la enfermedad a tiempo y conozcan bien las vías de trasmisión de la misma para poder reducir el riesgo y protegerse de contagio", ha añadido.
"Nos preocupa especialmente el personal sanitario, muy expuesto y que en algunos casos no está tomando suficientes medidas de seguridad para evitar el contagio, como el uso de guantes, gafas protectoras, batas", ha señalado Giménez.
ACH también considera prioritarios otros colectivos profesionales, como chóferes, ya que su movimiento podría facilitar la expansión de la epidemia a otras zonas del país, al igual que las ceremonias fúnebres y los lugares con gran afluencia de personas.
"De lo que se trata es de minimizar todas las formas de contagio posibles vía secreción de líquidos, entre ellas la sangre, la saliva, secreciones vaginales, el semen", ha subrayado Giménez. "También hay que identificar adecuadamente los síntomas (cefaleas, irritación de garganta, diarreas, fiebre) y desterrar falsos mitos que ya están en circulación como que es una enfermedad traída por los expatriados", ha precisado.