Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ascienden a cinco los muertos en el atentado con coche bomba en el sureste de Turquía

El balance de víctimas del atentado con coche bomba perpetrado este miércoles contra una comisaría de Policía en el distrito turco de Midyat, en la provincia de Mardin (sureste), ha ascendido a cinco muertos y 30 heridos, según ha informado el diario local 'Hurriyet'.
"Esto no nos ha sorprendido. El cerco se está cerrando lentamente. La lucha contra el terrorismo es dura y requiere determinación. Hay asesinos bajo la guisa de humanos delante y detrás nuestro", ha declarado el primer ministro turco, Binali Yildirim.
Las víctimas el ataque, que el propio Yildirim ha atribuido al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), son dos policías y tres civiles.
El coche bomba ha llegado a Midyat, desde la provincia de Batman (sureste), con unos 500 kilos de explosivos en su interior y ha tratado de entrar en la comisaría, según la agencia Dogan, que ha precisado que los agentes abrieron fuego y provocaron la explosión del vehículo.
La violencia se ha intensificado desde que quedó roto el alto el fuego el pasado mes de julio entre el PKK y el Gobierno turco. Desde entonces, las fuerzas turcas han matado a cientos de milicianos kurdos tanto en el sureste del país como en el norte de Irak, donde tiene bases el PKK, mientras que los milicianos han matado a decenas de personas en sus ataques.