Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Asesinado un cirujano sirio que trabaja para MSF en Alepo

Mohamed Abyad, un cirujano sirio que trabajaba para Médicos Sin Fronteras (MSF), ha sido asesinado en el norte del país, según ha denunciado este jueves la ONG, que ha recordado a las partes en el conflicto su "obligación" de proteger a los trabajadores humanitarios.
El cadáver de Abyad, de 28 años y que trabajaba en un hospital de la organización tratando a víctimas del conflicto, fue encontrado el martes en la provincia de Alepo. Según MSF, "las circunstancias exactas del asesinato aún no han sido aclaradas".
Así las cosas, MSF ha expresado "sus más sinceras condolencias a la familia y los amigos del doctor Abyad" y ha condenado "este ataque contra un cirujano que trabajaba de forma incansable para mejorar la situación humanitaria en la zona mientras su propio país estaba en guerra".
"Su muerte es una pérdida terrible para la familia, para los pacientes que trataba y para MSF", ha lamentado el director general de MSF, Joan Tubau. "Estamos indignados por este ataque contra un cirujano joven y motivado que trabajaba para salvar las vidas de los sirios afectados por el conflicto", ha añadido.
La organización internacional ha aprovechado para recordar "la obligación de asegurar la protección de los trabajadores humanitarios" y para manifestar su preocupación "por este tipo de ataques, que tienen un impacto directo en la capacidad de las organizaciones humanitarias para ofrecer asistencia médica".
El personal internacional y nacional de MSF trabaja en seis hospitales y cuatro centros de salud del norte de Siria. Desde junio de 2012 a finales de junio de 2013, los equipos de MSF han llevado a cabo 55.000 consultas médicas, 2.800 operaciones quirúrgicas y han atendido 1.000 partos en Siria, ha explicado la ONG en su comunicado.