Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Asesinados en Montevideo una mujer de origen gallego, su hija y su nieto a manos del yerno, que ya fue detenido

Una mujer de origen gallego, su hija y su nieto de 14 meses han sido asesinados a puñaladas el pasado domingo en el departamento uruguayo de Canelones en el que residían, a manos del padre del bebé. El triple homicida había sido denunciado por su mujer --a la que golpeó durante una discusión-- horas antes de la tragedia.
La suegra del supuesto asesino y una de las víctimas, Marta Beatriz Bellomo Garrido, de 66 años, tenía orígenes gallegos, con raíces en Malpica de Bergantiños (A Coruña), según han informado algunos medios. No obstante, el alcalde de este municipio de la Costa da Morte, Eduardo Pardo Veiga, ha señalado a Europa Press que no conocía a esta mujer y no ha podido confirmar su procedencia.
Según ha informado la prensa local, el asesino fue detenido este lunes en las inmediaciones de la playa de El Pinar, después de que hubiese intentado suicidarse. De hecho, a la llegada de la Policía al lugar, éste presentaba síntomas de hipotermia, por lo que tuvo que recibir atención sanitaria.
El homicida, de 44 años, asesinó primero a puñaladas a su mujer, Andrea Beatriz Perrota, de 39 años, en el marco de una disputa. Ambos estaban separados, pero vivían en la misma casa. Cuando la madre de la víctima, María Beatriz Bellomo, de 66 años, se acercó con su nieto a la casa en la que Andrea Perrota vivía con el asesino, ambos fueron también apuñalados.
Horas antes de que se produjese el homicidio, Andrea Beatriz Perrota había mantenido una discusión con el asesino sobre la venta de la vivienda que compartían, durante la que fue golpeada por su marido. Tal y como informa el diario La República, la mujer había denunciado los hechos ante la Policía de El Pinar.
Tras el triple asesinato, el homicida se dio a la fuga y fue encontrado el día siguiente a la ejecución del crimen, después de que la Policía de la Costa de Oro le buscase por la zona.