Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Asesinados dos miembros del Ejército y un civil en una nueva jornada de violencia en Benghazi

Al menos dos miembros del Ejército libio y un civil han sido asesinados este lunes en la localidad de Benghazi (este) en tres incidentes aparentemente no relacionados, según ha informado el diario 'The Libya Herald'.
En un primer suceso, el cadáver del oficial del Ejército Moataz Rafa al Jara ha sido localizado en los alrededores de cementerio de Hawari, horas antes de que acudiera al funeral de dos soldados asesinados en la localidad durante la jornada del lunes.
Poco después, un ingeniero ha sido tiroteado en varias ocasiones en el barrio de Gari Yunis. El portavoz de la Oficina de Seguridad Conjunta de Benghazi, Ibrahim al Shara, ha indicado que el fallecido, identificado como Mohamed al Faraj al Shaiji, no tenía vínculos con la Policía ni el Ejércto.
Por último, un miembro de las Fuerzas Especiales Saiqa ha fallecido tras explotar una bomba adherida a su vehículo cuando circulaba por la localidad. Al Shara ha identificado al fallecido como Muftá al Shukri.
Libia vive una gran inestabilidad desde la caída del Gobierno de Muamar Gadafi, el 20 de octubre de 2011, debido, sobre todo, a la negativa de las milicias que ayudaron a derrocarle a entregar las armas y unirse a las fuerzas regulares.
Las milicias que continúan activas han logrado detener en los últimos meses las exportaciones de petróleo, dejando al Gobierno sin su principal fuente de ingresos y haciendo aumentar el temor de que el país se sume en el caos.
A principios de noviembre, el primer ministro, Alí Zeidan, advirtió de la posibilidad de una intervención militar extranjera en caso de que no se ponga fin a la inestabilidad existente en el país. "La comunidad internacional no puede tolerar un estado, en pleno Mediterráneo, que es fuente de violencia, terrorismo y asesinatos", sostuvo, antes de citar como ejemplo lo ocurrido en Irak.