Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al Assad ratifica el control de Damasco sobre la frontera con Líbano con una rara visita pascual a Malula

El presidente de Siria, Bashar al Assad, ha celebrado el Domingo de Pascua en la ciudad de Malula, de mayoría cristiana, en una inusual aparición pública realizada precisamente en una ciudad que estaba hace menos de una semana en poder de las fuerzas rebeldes.
La recuperación de Malula terminó el pasado lunes, cuando el Ejército --acompañado de combatientes del partido-milicia libanés Hezbolá-- se hizo con el control de los últimos puntos en disputa de la ciudad, al norte de Damasco, y enclave crucial en las montañas de Qalamún, frontera con Líbano, centro de la gran operación militar siria de los últimos meses.
Allí, Al Assad decidió aparecer para ratificar la sensación de seguridad en las posiciones avanzadas más cercanas al país vecino. Los avances de las fuerzas assadistas han dejado a los rebeldes sin suministros y prácticamente han imposibilitado su acceso al Mediterráneo.
"Nadie puede hacer uso del terror para borrar la historia de la civilización humana", declaró el presidente, quien aseguró que Malula es el ejemplo de "cómo la civilización siria se mantendrá firme ante la barbarie y el oscurantismo".
Durante su viaje, descrito por la agencia oficial de noticias SANA, Al Assad se paseó por los monasterios greco-ortodoxos de Mar Sarkis y de Mar Tekla, donde varios insurgentes islamistas se atrincheraron en diciembre, y mantuvieron capturadas a varias monjas hasta el pasado mes de marzo, cuando fueron liberadas en virtud de un acuerdo de intercambio de prisioneros.