Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Assad insiste en la "conspiración" para justificar el uso de la violencia

El presidente de Siria, Bashar al Assad, huye hacia adelante. Vídeo: Informativos Telecinco.telecinco.es
El presidente de Siria, Bashar al Assad, ha afirmado que Siria superará "este nuevo capítulo de la conspiración que pretende dividir el país como preludio a la división de la región en países en conflicto", según recoge la revista siria 'Ash Shaeb'. Al Assad ha ido más allá y ha afirmado que Siria exportará en la región un ejemplo de democracia, libertad y pluralismo político.
En la entrevista que ha concedido a dicha publicación para conmemorar el 66º aniversario de la creación del Ejército sirio, Al Assad ha indicado que "Siria tiene sus propias características y es inmune a todas las conspiraciones y a los conspiradores". 
"Ahora tenemos más voluntad para seguir adelante con el proceso de dignidad con pasos confiados (...) Dejaremos a los impulsores de la guerra y a los traficantes de sangre sufrir la amargura de la derrota, la decepción y la frustración", ha agregado.
Al Assad ha recalcado que su país es objeto de la sedición sectaria, pero ha indicado que la población es consciente de que están siendo instrumentalizados, por lo que el Gobierno podrá "enterrar la sedición".
Asimismo, ha apostado por continuar con el proceso de reformas iniciado por su Gobierno y ha valorado que Siria exportará en la región un ejemplo de democracia, libertad y pluralismo político. Por último, ha dicho que la población siria se mantendrá "libre en sus decisiones nacionales y soberana en sus relaciones internacionales".
Tanques en Albu Kamal
Tanques del Ejército sirio han irrumpido este lunes en Albu Kamal, una ciudad situada junto a la frontera con Irak que estaba asediada desde hace dos semanas, según han informado varios activistas. Las fuerzas leales al Gobierno de Bashar al Assad han abierto este nuevo frente coincidiendo con el segundo día de asedio a Hama, en el noroeste, donde este martes han muerto al menos otras cuatro personas más.
Durante el primer día de ataques contra Hama, escenario en 1982 de una masacre para aplacar una revuelta de Hermanos Musulmanes, murieron al menos 84 civiles, según el nuevo balance hecho público por activistas pro Derechos Humanos. La ofensiva del domingo del Ejército de Al Assad tuvo como principal escenario el distrito de Hamidiyah. "Nadie puede abandonar la ciudad porque las tropas y las 'shabbiha' (milicias afines al Gobierno) están disparando de forma indiscriminada con ametralladoras, ha explicado a Reuters un residente que se ha identificado como Raed.
Entre las cuatro víctimas confirmadas este lunes figura Jaled Adel al Sheij Mossa, cuya casa fue alcanzada durante un bombardeo, informan los habitantes de Hama, que también han relatado cómo la demolición de otra vivienda ha destruido también una farmacia. Un médico ha indicado, asimismo, que un joven ha perecido tras recibir un disparo en el pecho.
La agencia de noticias oficial, SANA, justifica los bombardeos sobre Hama por la presencia de "grupos armados", un término utilizado desde el principio de las protestas, en marzo, para denunciar a supuestas organizaciones que estarían detrás de las movilizaciones populares. La agencia ha indicado que ocho policías han muerto mientras luchaban en Hama contra "grupos terroristas armados".
Sobre Albu Kamal, las fuerzas del régimen habían mantenido un constante asedio durante dos semanas, en un intento por aplacar a la disidencia que se ha extendido por varios puntos de la provincia de Deir al Zor.
Los primeros compases de la intervención han dejado al menos un muerto: Ibrahim al Mashadani, fallecido tras la llegada de los tanques al centro de la localidad. Durante el fin de semana al menos 29 civiles perdieron la vida en la ciudad de Deir al Zor, capital de la provincia homónima, a causa de la intervención de las fuerzas sirias, según un balance difundido por los propios residentes.