Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al Assad alerta sobre la "peligrosa mentalidad" de Arabia Saudí y los gobiernos suníes de expandir su influencia

El presidente de Siria, Bashar al Assad, ha advertido este sábado sobre la "peligrosa mentalidad" de Arabia Saudí y los gobiernos suníes de Oriente Próximo de expandir su influencia por la región, según ha informado la agencia estatal de noticias siria, SANA, a tres días del comienzo de la conferencia de paz Ginebra II.
En un encuentro con representantes de la Iglesia anglicana, Al Assad ha asegurado que la sociedad siria no tolerará esta actitud de los países gobernados por los suníes, la etnia musulmán rival de los chiíes, a la que pertenece la doctrina alawí que profesa la familia Al Assad.
Por otra parte, el presidente sirio ha reprochado a los países occidentales que no entiendan la "realidad" en Oriente Próximo y que, con sus gestiones y maniobras diplomáticas en la región, persigan únicamente sus "reducidos intereses".
Al Assad ha puntualizado que los principales problemas que conciernen a Occidente y a Estados Unidos en particular en su política hacia Oriente Próximo son que sus líderes "están lejos de comprender la realidad y la naturaleza de la región, así como los intereses de sus pueblos".
Damasco ha arremetido en numerosas ocasiones contra el apoyo financiero y logístico brindado por las monarquías del golfo Pérsico como Arabia Saudí, Catar y otros países de influencia suní a los rebeldes y la oposición política, cuya mayoría pertenece a los Hermanos Musulmanes, una organización suní.
Estados Unidos y Occidente también secundaron con su respaldo al Ejército Libre Sirio (ELS) y la Coalición Nacional para las Fuerzas de la Oposición y la Revolución Siria (CNFORS), aunque su apoyo se ha debilitado en los últimos meses debido a la fragmentación de la coalición opositora y la irrupción de fuerzas islamistas en las tropas rebeldes.