Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Assange sale al balcón de la Embajada para reclamar a Reino Unido y Suecia que acaten el fallo de la ONU

El fundador de Wikileaks, Julian Assange, ha salido al balcón de la Embajada de Ecuador en Londres para reclamar a Reino Unido y Suecia que acaten la decisión de Naciones Unidas, que ordena ponerle en libertad e incluso compensarle.
Assange ha afirmado que la resolución del grupo de trabajo de la ONU sobre detenciones arbitrarias "es jurídicamente vinculante", subrayando que se basa en la Declaración Universal de Derechos Humanos y el Pacto de Derechos Políticos y Civiles, textos "obligatorios" para ambos países.
El periodista australiano ha esgrimido además que prueba de que "este veredicto es obligatorio" es que Reino Unido y Suecia lo conocen desde hace dos semanas y en ese tiempo no han apelado "porque sabían que iban a perder, porque no hay base para tal apelación".
El fundador de Wikileaks ha advertido de que "habrá consecuencias" incluso "penales" para "las partes involucradas" en su detención ilegal. "Y se tomarán en todos los países que sea necesario, porque (el grupo de trabajo) tiene jurisdicción universal", ha adelantado.
A pesar de sus afirmaciones y advertencias, Assange se ha mostrado consciente de que es poco probable que Reino Unido y Suecia acaten el fallo de la ONU, especialmente Londres, a juzgar por las declaraciones del ministro de Exteriores, Philip Hammond, según el cual esto no cambia "nada". "Estos comentarios son tristes. No hay argumentos", ha dicho.
Assange ha asumido esta situación como "una consecuencia" de su "trabajo", pero ha tachado de "injusto" que a sus hijos les hayan privado de su padre en estos tres años y medio. "Ellos no tienen nada que ver con mi conducta. Son niños", ha recalcado. "Ya es hora de que vuelvan a tener a su padre y eso va a suceder, de una manera u otra", ha afirmado.
NUEVO IMPULSO
El grupo de trabajo de la ONU ha dictaminado este viernes que Assange "fue arbitrariamente detenido por los gobiernos de Suecia y Reino Unido" y por tanto su detención debería terminar y se le debería conceder "el derecho de compensación".
En su decisión, hecha pública mediante un comunicado, solicitan a Suecia y Reino Unido que evalúen la situación de Assange "para garantizar su seguridad e integridad física, facilitar el ejercicio de su derecho a la libertad de movimientos y garantizar que goza plenamente de sus derechos garantizados por las normas internacionales sobre detención".
Hammond ha tildado de "ridícula" la decisión de los expertos de Naciones Unidas. "Assange es un fugitivo de la justicia y se está escondiendo en la Embajada ecuatoriana", ha defendido, aclarando que "puede salir cuando quiera" pero "tendrá que enfrentarse a la justicia en Suecia".
La nación escandinava, por su parte, ha indicado que "no tiene ningún control sobre su decisión de permanecer" en la Embajada ecuatoriana. "Assange es libre de abandonarla en cualquier momento", ha dicho. Además, ha insistido en que no hay riesgo de que sea deportado a un tercer país.