Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Julian Assange califica de "inapelable" el dictamen de la ONU

Julian Assange en videoconferencia desde la embajada de EcuadorReuters

El fundador de Wikileaks, Julian Assange, ha aplaudido este viernes el dictamen, "inapelable" a su juicio, emitido por el Grupo de Expertos de Naciones Unidas que calificó de "arbitraria" su detención, al tiempo que ha lamentado las críticas a la decisión emitidas por el ministro de Exteriores británico, Philip Hammond.

Durante una rueda de prensa ofrecida en Londres tras conocerse la decisión de la ONU, Julian Assange,  a través de videoconferencia, ha defendido que "la decisión es legalmente vinculante". "Esta decisión es una vindicación", ha subrayado el fundador de WikiLeaks.
"Los comentarios de Hammond están por debajo de la estatura de un ministro de Exteriores. Si bien entiendo los imperativos políticos que guían a los responsables suecos y británicos para aparentar que tenían razón en el pasado, el hecho es que no. La decisión de Naciones Unidas es inapaelable", ha declarado este viernes por videoconferencia desde la Embajada ecuatoriana en Londres.
El ministro de Exteriores británico ha tachado esta mañana de "ridícula" la decisión del Grupo de Expertos de la ONU sobre Detención Arbitraria y ha defendido que el australiano es "un fugitivo de la justicia".
"Este es francamente un dictamen ridículo y nosotros lo rechazamos", ha aseverado Hammond. "Rechazo la decisión de este grupo de trabajo", ha sostenido el ministro, subrayando que "es un grupo de personas novatas y no de abogados".
El australiano, refugiado en la embajada de Ecuador en Reino Unido desde 2012, teme que Suecia lo extradite a EEUU, donde lo reclaman para juzgarlo por filtrar los papeles del Departamento de Estado, que revelaban las maniobras y presiones de EEUU a través de sus Embajadas por el mundo.