Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El ministro de Asuntos Exteriores polaco denuncia los motivos partidistas de Putin en Siria

El ministro de Asuntos Exteriores de Polonia, Dominik Jankowski, ha denunciado este martes que la "razón por la que Rusia ha intervenido en Siria responde a un interés doméstico", y ha advertido de que las "sanciones impuestas por la Unión Europea no serán retiradas si no se cumplen los acuerdos de Minsk".
"Preferiríamos tener buenas relaciones con Rusia, pero no está sólo en nuestra mano. Debe haber una reciprocidad, un compromiso por ambas partes, especialmente contra el terrorismo. En Siria, el 80 por ciento de los bombardeos rusos tienen otros objetivos, por lo que la implicación rusa no es una parte importante contra el grupo terrorista Estado Islámico", ha aseverado Jankowski en su intervención en un evento del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores (ECFR) en Madrid.
Jankowski, especialista en la gestión de crisis y políticas de seguridad del Gobierno polaco, ha destacado la importancia de una "precisa y correcta" respuesta de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) frente a las acciones políticas de Rusia. "Las amenazas son reales tanto en el este como en el sur, tanto en la frontera polaca como en el Mar Negro, y lo que nos une en esas regiones no es el terrorismo sino la actitud de Rusia. Tenemos que hacer algo al respecto", ha indicado.
"En Polonia, donde entendemos que existe un desafío, no nos preocupa únicamente cuánto dinero gastamos sino en qué áreas y materias lo gastamos. La OTAN también tiene que enfrentarse al terrorismo aunque haya cosas que puedan no gustar a algunos miembros", ha añadido Jankowski.
Desde que se inició la crisis de Ucrania en 2013 con la destitución del presidente Víktor Yanukóvich y la posterior independencia y adhesión en 2014 de la República de Crimea a la Federación de Rusia, la OTAN ha llevado a cabo el mayor despliegue de tropas de su historia desde la Guerra Fría, pasando de 12.000 efectivos iniciales a unos 40.000 en 2015.
"Es increíble la fortaleza que hemos mostrado en los últimos años. Aún así, hace falta consenso político. Si Rusia decide atacar un país miembro de la OTAN debemos estar preparados, y para estar preparados necesitamos dinero", ha señalado Jankowski sobre el papel de la alianza militar, que según el ministro "debe además aportar estabilidad y apoyo en las regiones que no pueden defenderse solas, como Jordania y Túnez".
"En Polonia hay un gran interés por esta cuestión debido a nuestro pasado histórico. La gran diferencia entre Rusia y la Unión Europea es que nosotros constituimos una democracia y ellos no. Debido a la proximidad entre Ucrania y Rusia la preparación y respuesta de la OTAN en la región es de vital importancia", ha zanjado.
La próxima cumbre de la OTAN tendrá lugar en julio en Varsovia, 26 años después de que se produjera el fin del pacto homónimo firmado por los países del Bloque del Este para reorganizar sus fuerzas armadas y contrarrestar así la amenaza de la organización militar. En un momento de inseguridad, los miembros de la OTAN se enfrentan a la decisión de incrementar la cohesión y coordinación de sus políticas de seguridad.