Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Atados por no poder pagar una guardería

La desesperación causada por las dificultades económicas provoca situaciones tan impactantes como las que sufren millones de trabajadores chinos. Los empleados que no pueden costear los gastos de las guarderías de sus pequeños tienen que tomar la difícil decisión de llevárselos a su lugar de trabajo para atarlos durante las largas jornadas laborales.
Esta situación se repite una y otra vez en las numerosas fábricas chinas donde los padres dejan encadenados a sus hijos con cuerdas de caucho o con cadenas. Los progenitores argumentan que sus sueldos son tan bajos que no pueden costear una guardería y que el tráfico de menores está a la orden del día. Foto: Daily Mail.