Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Atenas podría verse obligada a recortar 2.500 millones más en los próximos dos años

Grecia podría verse obligada a recortar 2.500 millones de euros más en los próximos dos años para cumplir con los objetivos y las demandas establecidas por la 'troika', según ha informado este sábado el semanario alemán 'Der Spiegel'.
Citando un informe interno de la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional, 'Der Spiegel' indica que el Gobierno griego tendría que agrandar el recorte programado hasta los 14.000 millones de euros, en lugar de los 11.500 previstos hasta ahora, para finales de 2014.
Este aumento inusitado del recorte a aplicar por Atenas se fundamenta en el parcial fracaso de los planes de privatización demandados por la 'troika' para reducir el déficit heleno --del 9,3 por ciento del PIB en 2011-- y el empeoramiento de la recesión que acucia a la economía de Grecia, que ya encadena su quinto año consecutivo.
La 'troika' "critica en su informe interior que el Gobierno del primer ministro, Antonis Samaras, no haya sido capaz aún de desglosar de dónde va a recortar los 11.500 millones de euros", incide 'Der Spiegel' en el artículo. Atenas solo habría desvelado un tercio del programa de ajuste.
No obstante, el Ejecutivo griego ya ha pactado 10.800 millones de euros de ahorro, según han declarado fuentes gubernamentales al diario griego 'Kathimerini'. El lunes está previsto que concluyan las conversaciones entre Nueva Democracia, el Movimiento Socialista Panhelénico (PASOK) e Izquierda Plurar, para culminar el programa de ajuste para los dos próximos años.
En el horizonte, Samaras otea la reunión con la canciller alemana, Angela Merkel; el presidente francés, François Hollande, y el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, para abordar la situación económica en Grecia y la posible ampliación del periodo de ajuste hasta 2016. Esta petición de Atenas ya ha sido desechada públicamente por varios miembros del Ejecutivo alemán.