Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Atentados múltiples en Bombay

Un grupo de comandos del Ejército indio ha entrado en ambos hoteles para rescatar a decenas de rehenes en manos de los agresores armados.
En el Oberoi, hotel donde tenía previsto alojarse la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, de visita en la India, se hallan aún tres españoles que formaban parte de una misión comercial. Los terroristas entraron en el hotel cuando Aguirre y su delegación iba a registrarse y la presidenta de la Comunidad pudo ser evacuada. Aguirre se trasladó al aeropuerto internacional de Bombay y vuela con destino a Madrid vía Zurich, según fuentes del Ministerio de Exteriores.
"Hemos roto las ventanas para salir. No sabemos qué hacer, hay mucho humo. No contesta nadie en recepción ni en ningún teléfono", relató por teléfono uno de los empresarios españoles que se quedó atrapado en el Oberoi. Una fuente diplomática aseguró que un gran número de españoles se refugió en la residencia del cónsul español.
También hay un diputado español
Además de la nutrida delegación comercial que acompañaba a Aguirre, una misión de la Eurocámara encabezada por Ignasi Guardans (CiU) se encuentra también en Bombay. Guardans se halla atrapado junto a sus colegas en un restaurante cercano al Taj Mahal, otro de los objetivos de los terroristas.
"Están desalojando a unos alemanes que estaban con nosotros en el restaurante y el resto seguimos aquí. En el hotel hay rehenes y los diputados seguimos aquí", relató Guardans, que añadió que un funcionario del Parlamento húngaro ha resultado herido durante los ataques.
"Acababa de salir del Taj (cuando se iniciaron los ataques), estaba a unos seis minutos del hotel, nos han avisado por teléfono. Seguramente nos hemos cruzado literalmente por el camino con los terroristas", relató el eurodiputado.
Se atrincheraron en el tejado
Armados con un Ak-47 y un rifle, atacantes vestidos con vaqueros y camisetas entraron en el "lobby" del Taj y comenzaron a tomar como rehenes a personas con pasaportes británicos o estadounidenses, según declaró un testigo a la cadena de televisión NDTV.
Los terroristas se llevaron consigo al techo del hotel a quince personas, la mitad de ellos extranjeros, según aseguró a NDTV el empresario Rakesh Patel, quien escapó de los agresores, ambos de unos 20 años.
"Los dos jóvenes vinieron al restaurante y nos obligaron a subir las escaleras. Llegamos a la planta 18, donde escapamos", dijo Patel. Contactada telefónicamente, una ciudadana española que fue evacuada rápidamente del Taj Mahal y se hallaba a salvo en una embarcación explicó que se registraron varios tiroteos en sus proximidades.
Las televisiones mostraron imágenes de la cúpula del hotel en llamas, donde se registró al menos una explosión, probablemente causada por una granada. Durante el ataque contra el hotel Taj Mahal ha muerto el jefe de la brigada antiterrorista de Bombay, Hemant Karkare, mientras que otros ocho policías han fallecido en otros enfrentamientos registrados en distintos puntos de la ciudad, según la agencia IANS.
Los terroristas también han disparado a la multitud y lanzado granadas en la estación de Victoria, y han atacado bares, restaurantes e incluso un hospital en esta bella zona de Bombay cercana al litoral. Un grupo desconocido que se autodenominó "Deccan Muyaidín" reivindicó la serie de ataques organizados, según NDTV.
Con su nomenclatura, el grupo parece querer ser asociado con el movimiento "Indian Muyaidín", a quien el Gobierno acusa de estar detrás de los últimos grandes atentados que ha sufrido la India.
La urbe de Bombay sufrió ya un gran atentado en 1993 cuando una cadena de explosiones causó la muerte de 257 personas y casi un millar de heridos. Sin embargo, el "modus operandi" de estos ataques no tiene precedentes en la historia reciente de la India, ya que se ha basado en una serie organizada de ataques armados y no en la colocación estratégica de artefactos explosivos.     LA