Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aumentan a ocho los fallecidos en Darfur durante una manifestación reprimida por la Policía

Ocho personas han muerto este martes en la región sudanesa de Darfur, en el oeste del país, durante una concentración convocada para protestar contra las políticas del Gobierno y que ha concluido con enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas de seguridad, según un nuevo balance de víctimas confirmado por la Policía.
La Policía, que anteriormente había cifrado el número de fallecidos en seis, ha agregado que 24 miembros de las fuerzas de seguridad han resultado heridos, y que tres de ellos se encuentran en estado grave.
A través de un comunicado, la Policía sudanesa ha asegurado que la situación en la localidad es de calma y que "la vida ha vuelto a la normalidad", según ha informado la agencia estatal de noticias sudanesa, SUNA. Igualmente, ha expresado su dolor por el fallecimiento de civiles y ha deseado una pronta recuperación a los heridos.
Según la versión de las autoridades, un grupo de ciudadanos iniciaron una protesta contra los recortes en las ayudas al combustible que comenzó a escalar en intensidad. Algunos de los presentes "empezaron a lanzar piedras contra los vehículos que circulaban, causando varios heridos", lo que provocó la intervención de las fuerzas de seguridad.
Posteriormente, los manifestantes lanzaron piedras contra los agentes y quemaron neumáticos en lo que se convirtió en una nueva movilización contra el Gobierno de Omar Hassan al Bashir. La Policía, por su parte, intervino con porras y gases lacrimógenos para dispersar a las personas concentradas, más de mil según los testigos.
El mes pasado, el Ejecutivo anunció una serie de medidas de austeridad que contemplaban recortes en las ayudas del combustible y que desataron una serie de movilizaciones populares que, en un gran número de casos, concluyeron con enfrentamientos entre agentes y manifestantes.