Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El gran jeque de Al Azhar dice que la nueva Constitución "satisface las reclamaciones de la población"

El gran jeque de la Universidad de Al Azhar --la institución suní más importante del mundo--, Ahmed al Tayyeb, ha sostenido este domingo que la Constitución redactada por el Gobierno interino egipcio "satisface las reclamaciones de la población en favor de libertad, justicia e igualdad".
Así, ha mostrado su satisfacción con el texto, en cuya redacción ha participado la Universidad de Al Azhar a pesar de las críticas formuladas por gran parte de sus estudiantes y la organización islamista Hermanos Musulmanes, que ha tildado a Al Tayyeb de traidor por posicionarse con las autoridades interinas tras el derrocamiento del presidente Mohamed Mursi.
"Los honorables y sabios de dentro y fuera del país han de apoyar a Egipto en su lucha contra los terroristas. Los egipcios fueron los primeros en disfrutar de progreso, estabilidad y prosperidad", ha dicho Al Tayyeb.
Por último, ha sostenido que el terrorismo ha sido "un desastre" para el Islam y ha apuntado que "el Islam prohíbe asustar a la gente incluso como una broma". "Los asesinos son enviados al infierno", ha advertido, antes de recalcar que "los terroristas han dañado la imagen del Islam", según ha informado el diario egipcio 'Al Masry al Youm'.
La nueva Constitución es el primer paso en el plan de transición política elaborado por el Ejército tras el derrocamiento el 3 de julio de Mursi, que debería concluir con la celebración de elecciones parlamentarias y presidenciales este mismo año.
Los Hermanos Musulmanes ganaron todas las elecciones que se celebraron el año pasado tras la caída del presidente Hosni Mubarak en 2011 tras multitudinarias manifestaciones contra su régimen autoritario.
El proyecto constitucional, aprobado el 1 de diciembre, preserva las amplias competencias del Ejército y permite al presidente interino convocar elecciones presidenciales a la vez o incluso antes que las legislativas.
Además, permite que los tribunales militares sigan procesando a civiles en casos de asalto a instalaciones castrenses y prohíbe la creación de partidos políticos religiosos.
El texto es el resultado del trabajo de 50 representantes de partidos políticos y sectores sociales egipcios nombrados por el presidente interino, Adli Mansur, en virtud de la 'hoja de ruta' de transición anunciada por los principales partidos políticos no islamistas tras el golpe de estado de julio.
La comisión constitucional estaba dominada por liberales e izquierdistas y presidida por Amr Musa, el exsecretario general de la Liga Árabe y candidato a la presidencia. En ella solo había dos islamistas que respaldaron la actuación del Ejército contra Mursi.